Abogados penalistas en Madrid,

Abogado penalista para juicios, recursos, demandas y denuncias

Archivo para robo de vehiculos

Robo y hurto de uso de vehículos


Robo y hurto de uso de vehículos

Se incluye en el Código penal con el título: de los delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico.

Contactar con abogados, abogado, abogados en Madrid El tipo básico de este delito aparece en el art. 244.1 Primero vamos a ver cuando se produce un hurto o un robo en el vehículo. Hurto será siempre que no se ha empleado fuerza en las cosas (o llaves falsas etc) para acceder al vehículo, esto es, si el coche estaba abierto, aunque se emplee fuerza en el sistema para arrancar el vehículo, destrozando cables, clausor etc, no existe robo si no hurto, debemos darnos cuenta lo importante que es esto sobre todo en el caso de los ciclomotores. Pues bien el hurto y el robo están penados. Pero además se introdujo una modificación en el Código Penal, con el fin de castigar el mero uso (de forma ilegítima) pues antes de la modificación, cuando se encontraba a alguien conduciendo un vehículo, que no era suyo, además en muchas ocasiones presentaban signos de haber sido forzados tanto para acceder al vehículo como para arrancarlo, no se podía acusar al conductor del mero hacho del uso pues este no estaba tipificado, y si no se podía demostrar el robo/hurto del vehículo aunque lo condujera, la conducta no estaba castigada. También debemos tener en cuenta el que sea abogado es que para el robo se puede dar el escalamiento, en el caso de los vehículos el escalamiento supondría, de acuerdo a lo que dice la doctrina que es utilizar un medio para acceder fuera del uso común sería entrar por una ventanilla que se encontraba abierta. Ya hemos visto que fuerza en las cosas también incluiría: Rompimiento o fracturamiento para acceder, uso de llaves falsas, descubrimiento de claves para acceder, inutilización de sistemas de alarma… Si en el robo del vehículo se utiliza violencia o intimidación en las personas, que aparece en el art. 244 se estará a las penas del art. 242. Por criterios de oportunidad penal se introdujo un artículo con el fin de que los vehículos aparecieran, por lo que se premió la restitución del vehículo en el plazo de 48 horas. Debemos aclarar que en todo lo hasta ahora explicado se entendía que quién cometía el robo o hurto para el uso lo hacían sólo para eso, usar el vehículo, pero no para incorporarlo a su patrimonio. Con la restitución en 48horas se entiende que efectivamente no existía esta voluntad si no que sólo el uso. ¿Cuándo es falta el hurto y robo de vehículos? Pues tendremos que estar al valor, si es de hasta 400 euros o superior.

Robo, robo con fuerza


Robo

Robo con fuerza en las cosas

El delito de robo podría definirse como  el apoderamiento  de cosas  ajenas que son muebles, con intención de  lucro por parte de aquél que se hace con la cosa, utilizando  fuerza  de algún tipo de los que se prevén en la ley, o utilizando violencia o intimidación en las personas.

El delito de robo vendría a ser una especie  de hurto (véase “Hurto”) agravado por  concurrir esos medios de fuerza en la comisión de los hechos.

La razón del porqué un mayor castigo en el caso del robo que en el del hurto estaría en la mayor peligrosidad de quien lo comete  al llevar a cabo actos con el fin  y sortear los cuidados especiales que el propietario o poseedor de la cosa ha puesto para protegerla.

El robo como delito tiene dos modalidades que son el robo con fuerza en las cosas y el robo con violencia o intimidación en las personas.

A diferencia del hurto que es delito si sobrepasa el valor de la cosa sustraída los 400 euros (artículos 234 y 235 del Código Penal) y es falta si no sobrepasa ese valor (artículo 623.1 del Código Penal), el robo es siempre delito sea cual sea el valor económico objetivo de la cosa objeto del delito.

El robo se regula en el Capítulo titulado “De los robos”, dentro del Título XIII rubricado “Delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico”, artículos 237 a 242, siendo precisamente en éste primer artículo donde se pone de manifiesto las dos clases de robo, el robo con fuerza en las cosas y el robo con violencia o intimidación en las personas, al considerar el Código Penal: “Son reos del delito de robo los que, con ánimo de lucro, se apoderaren de las cosas muebles ajenas empleando fuerza en las cosas para acceder al lugar donde éstas se encuentran o violencia o intimidación en las personas”.

EL ROBO CON FUERZA EN LAS COSAS

El robo con fuerza en las cosas se encuentra regulada en los artículos 238 a 241 del Código Penal, y lo primero que es preciso destacar es que cuando el Código Penal castiga como robo emplear fuerza en las cosas para cometer la sustracción, este concepto de “fuerza” es un concepto jurídico penal que no coincide con el concepto que se pueda tener en “física” o en el sentido más común de la palabra fuerza. Ahora bien, no todas fuerzas en las cosas para cometer una sustracción hace que los hechos sean robo, es necesario que la fuerza en las cosas sea típica (contemplada en el Código Penal).

Dentro del denominado robo con fuerza en las cosas encontramos. Por un lado el tipo de delito que podemos denominar como  básico y otro en el que trataremos unos supuestos agravados en los que el Código Penal prevé una penalidad  superior para el caso de concurrir ciertas circunstancias  que se establecen.

  1. Delito básico de robo

En su forma básica la pena prevista para el delito de robo, según dispone el artículo 240 del Código Penal, es la de uno a tres años de prisión.

Sólo es robo con fuerza en las cosas cuando se da la concurrencia en la sustracción de determinados tipos de “fuerza” en las cosas, los previstos en el Código Penal en los artículos 238 y 239, Y son los siguientes:

Escalamiento: por escalamiento ha de entenderse subir, trepar, trepar  con escala a un lugar elevado. El Código Penal de 1932 definió esta circunstancia como  “la entrada en el lugar del robo por una vía que no fuera la destinada al efecto”, definición que puede ser aceptable. No requiere fuerza física especial, sino sólo la necesaria, pero que suponga un cierto esfuerzo. Serían supuestos incluibles en esta circunstancia, saltar un muro de una finca de dos metros de alto, encaramarse a una ventana subiendo por un canalón, aprovechar una ventana abierta, pero que no esté a ras de suelo o que permita la entrada sin esfuerzo alguno.

Rompiendo la pared, el techo, suelo o una puerta, ventana o similar

La doctrina denomina esta circunstancia como supuesto de fractura exterior o inmobiliaria. Igual que el escalamiento, exige la entrada del exterior al interior del lugar cerrado en el que está la cosa de la que se pretende apoderar el autor. Tampoco precisa una fuerza física especialmente intensa, siendo suficiente con desplegar la necesaria para lograr el objetivo. Se establece que puede ser cualquier rompimiento para acceder al interior del lugar cerrado, que tanto puede tratarse de una casa, como un  vehículo cerrado. Es preciso, eso sí, que la fractura sea medio para la sustracción. No será robo si esa fuerza es posterior al apoderamiento, por ejemplo para huir del lugar. Los daños producidos para el acceso y la sustracción quedan subsumidos en el delito de robo, no constituyendo infracción penal aparte. Tampoco sería fuerza en las cosas  si la fuerza empleada se hace en la cosa misma, como por ejemplo forzar o quebrantar el sistema de cierre  de seguridad dela columna de dirección de un automóvil, que se considera fuera  en la cosa y no fuerza hacia la cosa, por lo que  sería hurto y no robo.

Rompimiento de  muebles, cajas cerradas, arcones, baúles cerrados o sus cerraduras o forzamiento de sus cerraduras o descubrimiento por cualquier medio  de sus claves para sustraer lo que se encuentre en su interior, sea en el lugar de robo o fuera del mismo (una caja fuerte que es llevada a otro lugar con el fin de llevar a cabo su apertura).

La  llamada fractura interna por la doctrina, al igual que la anterior, exige que se violente una cosa mueble, susceptible de transporte, que contuviere en su interior la cosa que se pretende sustraer. Es, por tanto un acceso de un continente a un contenido, como es requisito común a este tipo de robo. No se considera fuerza en las cosas cuando esa fuerza es el medio de apertura natural del objeto. Por ejemplo, la rotura de un cerdito de barro para sustraer lo que hay en su interior que no tiene otro medio de apertura que esa rotura.  No sería fuerza en las cosas cuando la  fuerza se hace en la cosa misma. . Por ejemplo, romper el sistema de seguridad de cadena de una motocicleta es fuerza en la cosa misma y no hacia la cosa, por lo que sería hurto y no robo.

Usando llave falsa   robo con fuerza

El concepto de llave falsa a efectos penales es funcional, es decir, es llave falsa Iodo artilugio que puede abrir un cierre mecánico o incluso electrónico, aunque no se trate de una llave una llave propiamente dicha.

El propio Código Penal enumera en el artículo 239 supuestos que se consideran llave falsa por poder ser dudosos y sin una previsión específica podría plantear problemas su inclusión. Así establece que son llave falsa:

–          Las ganzúas u otros instrumentos análogos;

–          Las llaves legítimas perdidas por el propietario u obtenidas por un medio que constituya infracción penal;

–          Cualesquiera otras que no sean las destinadas por el propietario para abrir la cerradura violentada por el reo.

–          Se consideran llaves las tarjetas, magnéticas o perforadas, y los mandos o instrumentos de apertura a distancia. Inutilizando sistemas específicos de alarma o guarda Incluido en el Código Penal por la realidad social de la, cada vez, más numerosa implantación de estos sistemas de protección puestas por los propietarios, podría incluirse perfectamente en los supuestos analizados de fractura o de uso de llave falsa, sin embargo se ha previsto expresamente para evitar dudas interpretativas.

  1. Delitos agravados de robo

Quien lleve a cabo el tipo agravado podrá ser castigado con la pena de dos a cinco años ya vista.

Cuando se sustraigan cosas de valor artístico, histórico, cultural o científico.

Cuando se trate de cosas de primera necesidad o destinadas a un servicio público, siempre que la sustracción ocasionare un grave quebranto a éste, o una situación de desabastecimiento.

Cuando revista especial gravedad, atendiendo al valor de los efectos sustraídos, o se produjeren perjuicios de especial consideración.

Cuando ponga a la víctima o a su familia en grave situación económica o se haya realizado abusando de las circunstancias personales de la víctima.

b) Cometiendo los hechos como robo en casa habitada, locales abiertos al público o en cualquiera de sus dependencias. Se trata de un delito complejo porque encierra en él, en realidad, dos hechos por separado delictivos, como es por un lado un robo con fuerza en las cosas y por otro lado un delito de allanamiento de morada (véase “Allanamiento de morada”)

robo en casa habitadaConcepto de casa habitada

El concepto de casa habitada coincide con el concepto de morada, es decir, el lugar en el que la persona desarrolla su vida y tiene sus secretos. Es un concepto funcional, pues se considera casa habitada todo albergue que constituya morada de una o más personas, aunque accidentalmente se encuentren ausentes de ella cuando el robo tenga lugar. Incluye no sólo las viviendas sino también las caravanas si allí se desarrolla la vida de la persona, e incIuso una furgoneta, la condición es que alguien viva en aquél lugar: Como hemos visto el Código Penal no exige que de uso en el momento en que se produce el robo, se encuentren dentro los moradores, pero esa falta de moradores ha de ser accidental.

Las segundas viviendas, o viviendas de verano o de fin de semana no pueden incluirse en el concepto, si son utilizadas con éste fin sin embargo una vivienda que es utilizada, por ejemplo todos los años durante los meses de julio y agosto si se realizara el robo en ella uno de estos meses si  podría incluirse este tipo de viviendas.

Concepto de dependencias

Se consideran dependencias de casa habitada o de edificio o local abiertos al público, sus patios, garajes y demás departamentos o sitios cercados y contiguos al edificio y en comunicación interior con él, y con el cual formen una unidad física, como pueden ser garajes, trasteros, despensas, etc,

Concepto de edificio o local abiertos al público

Siempre se han incluido en este concepto los edificios oficiales de cualquier naturaleza civil o militar, o incluso edificios privados en los que se realizan funciones públicas como colegios, etc,

En cuanto a los locales privados se necesita que exista una licencia de “apertura administrativa”, esto es que el local pudiera estar abierto al público, y que realmente lo esté en el momento que se realiza el robo, pues se entiende que la norma de lo que pretende evitar el riesgo que supone que el autor pueda encontrarse personas en el interior del local a las que pudiera llegar a atacar.

robo de uso de vehículo


Robo de uso de  vehículo

Sentencia condenatoria en robo de uso de vehículo.

JUICIO ORAL 001/2010

SENTENCIA Nº 2000

Que ha dictado el Ilmo. Sr. DON Justo Ecuánime, MAGISTRADO-JUEZ del Juzgado de lo Penal número UNO de los de MOSTOLES; habiendo visto, en juicio oral y público, los  presentes autos seguidos contra FULANITO ,  nacido el 15 de junio de 1980 en Madrid, hijo de Fulano y Zutana y con domicilio en Calle Almansa número 25 piso 2 B de Móstoles, y en su representación el procurador, de los Tribunales Sr procurador, y en su defensa el Abogado D José Martín y habiendo sido parte el MINISTERIO FISCAL, representado por ella Ilma Sra. Fisca, en la representación que ostenta. Y como responsable civil directo EL CONSORCIO DE COMPENSACION DE SEGUROS, representado y defendido por EL ABOGADO DEL ESTADO. 

           ANTECEDENTES DE HECHO

.-PRIMERO: Por el Juzgado de Instrucción número UNO de los de Móstoles se tramitaron, con el número 000/2010, diligencias previas contra Fulanito, por un presunto delito de robo de uso de vehículo de motor ajeno; acordándose la continuación de las mismas por los trámites del Procedimiento Abreviado que se regulan en el Capítulo 11 del Título 111 del Libro IV de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, dándose traslado al Ministerio Fiscal quien formuló acusación contra Fulanito considerándole autor de un delito de robo de uso de vehículo de motor ajeno del art. 244,párrafos primero y segundo, y de una falta de hurto del art.  623,l del Código Penal y solicitando, por el delito, la pena de veinte arrestos de fin de semana, y por la falta la pena de cuatro arrestos de fin de semana, pago de las costas e indemnizaciones correspondientes. Abierto el Juicio oral y dado traslado a la defensa en igual trámite solicitó libre absolución para su defendido. La defensa del responsable civil solicitó su absolución. 

.-SEGUNDO: Una vez concluidos tales trámites se acordó la remisión de la causa a los Juzgados de los Penal para que se  procediera a la celebración del juicio. Y repartida que fue a este Juzgado se dictó auto señalando para que tuviera lugar la vista pública el día veintinueve de septiembre y las diez horas de su mañana.

 .-TERCERO: Con carácter previo a la práctica de la prueba el Ministerio Fiscal modificó la acusación en el sentido de solicitar para el acusado la pena de seis meses multa, cuota de tres, un mes multa, cuota de tres, pago de las costas e indemnizaciones correspondientes. Conocida la modificación la defensa, con el acuerdo del acusado, mostró su conformidad con la misma, continuándose el procedimiento por la responsabilidad civil respecto de la cual no hubo conformidad.

 .-CUARTO:  En la sustanciación del presente juicio se han observado las prescripciones legales.  

                                                       HECHOS PROBADOS 

Son hechos probados, por conformidad de las partes, que el acusado, de veintitrés años y sin antecedentes penales, entre las dos treinta y las tres treinta horas del día siete de febrero de dos mil cuatro, con ánimo de beneficiarse ilícitamente, se apoderó, sin que conste el empleo de fuerza ni intimidación, de la mochila de  Rubén, cuando ambos, que eran amigos, se encontraban en un bar de la localidad de Móstoles, conteniendo la citada mochila treinta euros y diversos efectos que se han tasado en ciento un euros, entre lo que se hallaban las llaves del vehículo Citroen del mencionado Rubén.

Seguidamente el inculpado se dirigió al lugar en donde estaba aparcado el vehículo y sin autorización de Rubén se apoderó del mismo, con ánimo de utilizarlo temporalmente, dando con el unas vueltas por Móstoles hasta que al llegar a la Calle Asturias colisionó con otro vehículo  allí estacionado, saliendo del vehículo sustraído y dándose a la fuga.  

Los daños del vehículo con el que colisionó Fulanito se han tasado en dos mil cuatrocientos treinta euros con cuarenta y nueve céntimos, reclamando el propietario del mismo, tres mil setecientos veintiséis con cuarenta y nueve.  El valor del Citroen ha sido tasado en once mil trescientos euros.  

FUNDAMENTOS DE DERECHO.

PRIMERO: La conformidad mostrada por las partes en cuanto a los hechos dispensa de cualquier valoración sobre las pruebas, que por otro lado no han sido practicadas, ya que los hechos que han de quedar fijados en esta resolución son aquellos en que las partes están conformes, lo cual no significa que deban recogerse literalmente, sólo que han de quedar reseñados en su esencia.

En este sentido solo la prueba documental se ha de tener en cuenta y son las facturas de reparación y el informe pericia1 de tasación de los desperfectos los que se han examinado para dar respuesta a la cuestión que se ha suscitado.  

SEGUNDO: Los hechos declarados probados son legalmente  constitutivos de un delito de robo de uso de vehículo de motor ajeno del art. 244 párrafos primero y segundo del Código Penal.

Objetivamente este delito necesita de la concurrencia de los siguientes elementos:  

1º) la conducción de un vehículo de motor, concepto éste que ha de buscarse en normas extrapenales, concretamente en el apartado noveno del anexo de la ley de Tráfico, circulación de vehículos de motor y seguridad vial, que excluye de tal calificación, en lo que respecto a vehículos impulsados por un motor, a los ciclomotores y a los tranvías, de suerte que todos los demás que utilicen la energía generado por el funcionamiento de motores quedan comprendidos, y desde un automóvil como el que conducía el acusado queda encuadrado dentro.

 2º) Que el autor, quien realiza la conducción, o quien como usuario accede al vehículo y en él se transporta, carezca de título suficiente para ello, títulos que pueden ser muy variados, propiedad, posesión, autorización de quien sea titular del mismo etc.  

3º) Que la conducción se efectúe, es decir, que el vehículo sea destinado para el fin que le es propio, el circular, siendo indiferente que ello se produzca por vías abiertas al tránsito o por otros lugares ya que el bien jurídico que se protege es una de las facultades integrantes de la propiedad cual es derecho de utilización de la cosa y tanto se produce si se circula por una cazada, calle o carretera, cuanto si se hace por caminos o campo a través.  

Está fuera de toda duda  que Fulanito circulaba en vehículo de motor, en atención a la catalogación que de los  mismos realiza la ley de Tráfico, Circulación y Seguridad vial en su anexo, apartado noveno. Y, desde luego, no contaba con una titularidad jurídica que le permitiese realizarlo, no es propietario, no contaba con permiso del dueño, no tenía posesión jurídica lícita sobre el vehículo ni otra causa que le permitiese de un modo legítima llevar a cabo las actuaciones descritas en los hechos probados Y en cuanto a la forma con que el acusado se hizo con el vehículo fue mediante el uso de fuerza toda vez que para acceder al interior utilizó unas llaves de las que se había apoderado de modo ilícito, por lo que existió el empleo de llave falsa, en los términos del art. 238,4, y según la definición que de ellas da el art. 239 del Código Penal. 

En cuanto al hurto el delito y la falta, que son infracciones que solo se diferencia por el valor de la cosa objeto de apoderamiento pero son idénticos en cuanto a su estructura, se definen por el apoderamiento de cosas muebles, ajenas al autor del acto, y sin que concurra en ese hecho ni la fuerza en las cosas ni tampoco la violencia o intimidación en las personas, toda vez que en estos últimos supuestos estaríamos ante delitos de robo, con fuerza o con violencia o intimidación respectivamente.

El acusado, al aceptar los hechos del escrito de acusación, asume que cogió la mochila de Roberto, sin que para ello tuviera que hacer otra cosa que tomarla del lugar en donde estaba, y como el total de los objetos que se han sustraído ha sido tasado en ciento un euros, es claro que se trata de una falta de hurto.  

TERCERO: De dicho delito y falta es responsable, en concepto de autor, Fulanito. Es elemento esencial del dolo de los delitos de   utilización ilegítima de vehículos de motor que el autor no desee la incorporación del bien a su patrimonio, es decir, no busca aumentarlo, pasar a ostentar la propiedad a título de dueño, sólo ha de pretender aprovecharse, y además temporalmente ya que si es de un modo permanente en realidad lo que busca es lucrarse, aumentar injustamente su patrimonio, obtener un rendimiento o aprovechamiento que sólo el dueño, o quien éste permita, está legitimado para realizar. Y ese elemento subjetivo del injusto ha de convivir con el conocimiento de se trata de un vehículo de motor y que el mismo es de ajena pertenencia, y pese a tal conocimiento realizar la acción típica de conducirlo. Y todo ello está presente en el caso que aquí se enjuicia porque así lo ha reconocido el propio acusado y, además, porque de un modo inequívoco se desprende del comportamiento desplegado, condujo el vehículo, lo hizo de forma notaria y pública, lo que parece dar a entender que no buscaba el lucro, ya que con la exhibición realizada se exponía a ser detectado y perder el bien, pues en tal caso habría sido más razonable la ocultación del vehículo en donde no pudiera ser descubierto.

Y en cuanto a la falta el reconocimiento de los hecho supone, en primer lugar, admitir la cuestión relativa a la autoría de los hechos pero en segundo término implica también que se asume que el acto de apoderamiento se realizó con el fin de obtener un lucro, un enriquecimiento ilícito y ese ánimo, ese propósito, que por lo demás se demuestra cuando se toma una cosa ajena, salvo que se acredite que era otra la intención, elemento subjetivo del injusto, el núcleo del delito o la falta de hurto junto con la voluntad de coger, unida al conocimiento de que se trata de cosas de ajena pertenencia. 

CUARTO: En la comisión de dicho delito no concurren circunstancias modificativas de la responsabilidad. 

QUINTO: El art. 109 del Código Penal establece que todo responsable penalmente lo es también en la vía civil a fin de cumplir con alguna de las previsiones que el art. 110 del mismo texto legal dispone.

Por lo que se refiere al pago de la suma en que se tasó la mochila y los efectos que en ella se contenían no hay cuestión, el acusado, único obligado al pago, lo asume, y como en esa manifestación de voluntad no se advierte ninguno de los vicios a que se refiere el art. 6,2 del Código Civil no queda sino recogerla en esta resolución.

Ha sido en lo tocante a los daños del vehículo, al que causó los desperfectos el acusado, el punto en donde no se ha producido conformidad entre las partes, siendo que el Consorcio de Compensación de Seguros, aunque la Abogada del Estado parecía hacer referencia a su deber de indemnizar, en realidad lo que ponía en tela de juicio era la suma con la que ha de ser indemnizado.

Es preciso decir que aun cuando la reclamación de este perjudicado es mayor no podrá darse más de lo que el Ministerio Fiscal solicita, mil veintidós euros, puesto que aun ejercida en el procedimiento penal se trata de una acción civil que se rige por sus propios principios, siendo el primero de ellos el de petición de parte, y sería incurrir en incongruencia el conceder más de lo que se pide. Y ello se dice porque en realidad la diferencia entre lo que El Consorcio de Compensación de Seguros ha abonado y el total de reparación de los daños es superior, es justamente la suma que en los hechos probados se recoge.

Como ya se indicó lo que se discute por el Consorcio de Compensación de Seguros es quién  haya de ser indemnizado con una suma superior a la que abonó dicho organismo a la entidad aseguradora para resolver la cuestión se ha de atener a los datos que en autos aparecen y partiendo de ello resulta, que existe una tasación pericial, folio cuarenta y ocho, que no hace sino recoger lo que consta en la factura de los folios treinta y nueve y cuarenta, documentos en los que con claridad se puede leer la anotación “abonado”. Por lo tanto el vehículo fue reparado y se reconoce que el

Consorcio de Compensación de Seguros ha abonado solo setecientos  cuatro euros, de modo que existe la antes dicho diferencia que resta por abonar.

La defensa del Consorcio no ha explicado la razón de haber abonado solo esa cifra, sí que es cierto que ha afirmado que es la cantidad que la entidad aseguradora abonó a Menganito, lo que este reconoce en su comparecencia, pero sin dar más detalles.

Pudiera pensarse que se trata del valor venal del turismo, pero ello es una mera conjetura porque no se ha aportado ni un solo elemento de prueba que permita saber que el valor de reparación del vehículo superaba el valor venal, y por tanto que esa cantidad abonada se corresponda con este último concepto.

Por lo tanto, si se tiene un valor de reparación, tasado y además acreditado el desembolso del total de la reparación, y solo se prueba haber pagado una parte, sin explicar las razones de no hacer frente al resto, forzoso es concluir que existe una parte de la indemnización, que se ha de limitar a lo que el Ministerio Fiscal reclama, que el acusado y el Consorcio de Compensación de Seguros han de abonar.  

SEXTO: En aplicación de lo dispuesto en los arts.123 del Código Penal y 240 de la L.E.Crim  las costas le son de imponer al acusado.

Fiscal solicita, mil veintidós euros, puesto que aun ejercida en el procedimiento penal se trata de una acción civil que se rige por sus propios principios, siendo el primero de ellos el de petición de parte, y sería incurrir en incongruencia el conceder más de lo que se pide. Y ello se dice porque en realidad la diferencia entre lo que El Consorcio de Compensación de Seguros ha abonado y el total de reparación de los daños es superior, es justamente la suma que en los hechos probados se recoge.

Como ya se indicó lo que se discute por el Consorcio de Compensación de Seguros es que Alfredo Rodríguez haya de ser indemnizado con una suma superior a la que abonó dicho organismo a la entidad aseguradora, para resolver la cuestión se ha de atener a los datos que en autos aparecen y partiendo de ello resulta, que existe una tasación pericial, folio cuarenta y ocho, que no hace sino recoger lo que consta en la factura de los folios treinta y nueve y cuarenta, documentos en los que con claridad se puede leer la anotación “abonado”.

Por lo tanto el vehículo fue reparado y se reconoce que el Consorcio de Compensación de Seguros ha abonado solo setecientos cuatro euros, de modo que existe la antes dicho diferencia que resta por abonar.

La defensa del Consorcio no ha explicado la razón de haber abonado solo esa cifra, si que es cierto que ha afirmado que es la cantidad que la entidad aseguradora abonó a Menganito, lo que este reconoce en su comparecencia, pero sin dar más detalles.

Pudiera pensarse que se trata del valor venal del turismo, pero ello es una mera conjetura porque no se ha aportado ni un solo elemento de prueba que permita saber que el valor de reparación del vehículo superaba el valor venal, y por tanto que esa cantidad abonada se corresponda con este último concepto.

Por lo tanto, si se tiene un valor de reparación, tasado y además acreditado el desembolso del total de la reparación, y solo se prueba haber pagado una parte, sin explicar las razones de no hacer frente al resto, forzoso es concluir que existe una parte de la indemnización, que se ha de limitar a lo que el

Ministerio Fiscal reclama, que el acusado y el Consorcio de Compensación de Seguros han de abonar.  

SÉPTIMO: En aplicación de lo dispuesto en los arts.123 del Código Penal y 240 de la L.E.Crim las costas le son de imponer al acusado.  

VISTOS: los preceptos legales citados, los invocados por las partes y los demás de general y pertinente aplicación al caso de autos.  

F A L L O

CONDENO a Fulanito como autor de un delito de robo de uso de vehículo de motor ajeno, ya definido, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad, a la pena de SEIS MESES MULTA, con una cuota diaria de tres euros, cantidad que se abonará en seis plazos, dentro de los cinco primeros días de cada mes, comenzando por el siguiente al de la fecha de firmeza de esta sentencia.

CONDENO a Fulanito como autor de una falta de hurto, también definida, a la pena de UN MES MULTA, con una cuota diaria de tres euros, cantidad que se abonará de una sola vez, dentro de los cinco primeros días del mes siguiente al de la fecha de firmeza de esta sentencia, y al pago de las costas de este procedimiento.

El acusado indemnizará a la víctima  con la  cantidad de ciento un euros y a el otro perjudicado  con la cantidad de mil veintidós euros, siendo responsable del pago de esta última suma el Consorcio de Compensación de Seguros.

Esta sentencia no es firme y frente a ella cabe interponer recurso de apelación, en el plazo de diez días, para ante la Audiencia Provincial de Madrid.

Así por esta mi Sentencia, de la que se expedirá testimonio para su unión a los autos, definitivamente juzgando en primera instancia, lo pronuncio, mando y firmo.

PUBLICACION: La anterior sentencia, ha sido dada, leída y publicada por el Ilmo. Sr. MAGISTRADO-JUEZ que la dictó, en el día de su fecha, estando celebrando audiencia pública. Doy Fé.

A %d blogueros les gusta esto: