Abogados penalistas en Madrid,

Abogado penalista para juicios, recursos, demandas y denuncias

Archivo para reformatio in peius

reformatio in peius


Si recurro la Sentencia  ¿me condenan a una pena mayor?

El empeoramiento de la pena como consecuencia de la interposición de un recurso para aquél que formuló la apelación, se denomina “reformatio in peius”
prohibición de la reformatio in peius

INTRODUCCIÓN

Uno de los principios consagrados en el sistema procesal español, es el de la doble instancia, ya que salvo aquellos supuestos expresamente excepcionados por la ley por regla general todo juicio puede pasar sucesivamente por el conocimiento de dos órganos judiciales. El sistema de recurso, desde antiguo, se fundamenta en la posibilidad de que los jueces y los tribunales puedan cometer errores, constituyéndose en un mecanismo que busca eliminar o corregir tal posibilidad de error, que se traduce en una sentencia injusta. Se han instaurado por tanto mecanismos, para que la persona que resulte perjudicada por una resolución judicial, pueda acudir, mediante el sistema de recursos a una instancia superior, generalmente compuesto de varios jueces, y establecido de manera previa por las leyes procesales.

La finalidad de la doble instancia no es otra que la obtención de sentencias más justas. Aunque la apelación no agota el sistema de doble instancia, surgen varias cuestiones acerca, tanto del ámbito y de los poderes del tribunal que deberá conocer y resolver el recurso interpuesto frente a la sentencia de primera instancia, como sus facultades, y sobre todo sus limitaciones.

La “reformatio in peius” no es sino la posibilidad, de que el apelante, o el recurrente pueda ver empeorada su situación por la resolución que se dicte al resolver el recurso, en relación a la que tenía cuando se dictó la resolución que se recurre. Tal situación, como principio general, está prohibida por el ordenamiento jurídico. En nuestro ordenamiento civil el artículo 465.4 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, establece que: “la sentencia que se dicte en apelación deberá pronunciarse exclusivamente sobre los puntos y cuestiones planteados en el ‘recurso, y en su caso, en los escritos de oposición o impugnación a que se refiere el artículo 461. La sentencia no podrá perjudicar al apelante, salvo que el perjuicio provenga de estimar la impugnación de la resolución de que se trate, formulada por el inicialmente apelado. No obstante, hemos de indicar, que el principio de la prohibición de la “reformatio in peius”, está muy estrechamente relacionada con otros principios procesales, en especial el de la doble instancia, el del principio dispositivo del procedimiento civil por las partes, el principio de congruencia, el de la cosa juzgada, así como la prohibición de la indefensión.

FACULTADES DEL TRIBUNAL DE APELACIÓN

Tanto el Tribunal Constitucional, como el Tribunal Supremo, han destacado que el recurso de apelación confiere plenas facultades al órgano “ad quem”, permitiendo un nuevo examen completo de la cuestión Iitigiosa y una revisión de la sentencia dictada en primera instancia, extendiéndose a todo el objeto de ésta y es un recurso devolutivo utilizado contra sentencias con la finalidad de su sustitución por entender la parte apelante que ha mediado un error en el juicio. Esta amplia facultad revisora de los Tribunales de apelación al conocer de los recursos ante ellos interpuestos sólo “está limitada por el principio prohibitivo de la reformatio in peius, quedando vinculados por los pronunciamientos de la sentencia apelada que hayan sido consentidos por las partes” (así viene declarando en sentencias ya antiguas el Tribunal Supremo de 19 junio, Recurso de Casación núm. 3129/1994). Por ello, y de acuerdo con los límites fijados por las peticiones de las partes litigantes en sus escritos de alegaciones, la valoración de las pruebas practicadas se halla dentro de las facultades que como tribunal de segunda instancia le corresponden al tribunal de apelación, que por serio, no tiene las limitaciones que la casación impone al Tribunal Supremo.

Autor: José Francisco Lara Romero en enciclopedia jurídica La Ley

Reformatio in peius


La prohibición de la Reformatio in peius

El principio de la prohibición de la reformatio in peius despliega su alcance en los recursos, al estudiar el recurso presentado.

El principio de la prohibición de la reformatio in peius es que la sentencia que contesta al recurso no podrá perjudicar al apelante, para a continuación indicar el art 461 ” salvo que el perjuicio provenga de estimar la impugnación de la resolución de que se trate, formulada por el inicialmente apelado”.
Es jurisprudencia ampliamente expresada que el tribunal a la hora de conocer el recurso de apelación posee una amplísima facultad revisora pudiendo realizar un nuevo examen completo de la cuestión que motivo la sentencia en primera instancia, con el único limite de la prohibición de la reformatio in peius esto es que no agrave la sentencia ahora recurrida.
Como establece la sentencia de 10 de junio de 2005:” es doctrina reiterada de esta sala la de que la apelación otorga a la audiencia las más amplias facultades para la revisión de todo lo actuado, con los límites de la reformatio in peius y de la imposibilidad  de conocer o decidir los extremos que han sido objeto de impugnación”.
Sin embargo y como se asomaba más arriba, no cualquier empeoramiento de la situación inicial del recurrente es contrario al derecho a la tutela judicial efectiva que consagra el art. 24.1 de la Constitución sino solo aquel que resulte del propio recurso del recurrente, sin mediación de pretensión impugnatoria de la otra parte, y con excepción del daño que derive de la aplicación de normas de orden publico cuya recta aplicación es siempre deber del juez, con independencia de que sea o no pedida por las partes, sentencias del Tribunal Constitucional 15/1987, 40/1990, 153/1990, y 241/2000.

A %d blogueros les gusta esto: