Abogados penalistas en Madrid,

Abogado penalista para juicios, recursos, demandas y denuncias

Archivo para recurso apelacion

Como es el recurso de apelación


LA TRAMITACIÓN DEL RECURSO DE APELACIÓN 

¿Cómo es el recurso de apelación?

I.-       Una vez dictada la sentencia por el Juzgado de Primera Instancia, las dos partes tienen derecho a apelar, si no están conformes con la decisión del Juzgado.

             En el recurso de apelación, se puede revisar todo lo que se ha hecho en primera instancia, pero no se pueden añadir hechos nuevos.

II.-    Dictada la sentencia, se notifica a las dos partes.

 III.-   La parte que se proponga apelar contra la sentencia, tiene que anunciarlo, es decir, tiene que anunciar su intención de recurrir en apelación, en un plazo de cinco días contados a partir de la fecha de la notificación. Si se deja transcurrir este plazo, se pierde el derecho a apelar contra la sentencia.

IV.- El anuncio se hace ante el Juzgado que dictó la sentencia, por escrito, indicando someramente los motivos de la apelación, o sea, aquellas partes de la sentencia con las que no se esté de acuerdo, que pueden ser todas o una sola.

V.-    A la vista del anuncio, es decir de la intención de una de las partes de apelar la sentencia, el Juzgado admite el recurso de apelación.

Lo hace por una providencia, cuyo plazo no se puede determinar, pero entiendo que no será muy largo y que, por lo mismo, que se dicte en torno a los primeros días del mes de Diciembre.

VI.-     Al admitir el recurso de apelación, el Juzgado traslada a la parte que había anunciado la apelación, su decisión de admitir el recurso, ordenando que formalice por escrito el recurso, en un plazo de veinte días hábiles.

Formalizar el recurso, significa desarrollar por escrito y con la extensión que se precise, los motivos para apelar que se habían anunciado antes.

Si se deja pasar este plazo, sin formalizar el recurso, se pierde el derecho a la apelación y la sentencia queda firme.

VII.-   El escrito, formalizando el recurso, se presenta dentro de los veinte días ante el Juzgado, firmado por el Procurador y el Abogado de la parte que apela.

En este escrito, es posible proponer una prueba, para la Segunda Instancia, siempre que se haya solicitado en la Primera Instancia, no se haya podido practicar y entienda el Tribunal que es necesaria para la solución del pleito.

Es difícil que el Tribunal conceda la práctica de una prueba en la Segunda Instancia, pero nosotros lo intentaremos, proponiendo el testimonio del Sr. que intentamos que declarara y que por dos veces fue citado, y ninguna de las dos compareció.

VIII .-  El Juzgado, a la vista del escrito formalizando el recurso, da traslado a la otra parte del pleito, para que en un plazo de diez días, pueda impugnar el recurso, es decir solicitar que no sea estimado, o adherirse al recurso, es decir, recurrir también contra aquellos puntos de la sentencia con los que no esté de acuerdo.

     En la práctica, esto suele ocurrir, pero no en condenas dinerarias como la nuestra, ya que si se gana el pleito y te conceden lo que pides (caso de los arquitectos), lo único que cabe hacer es impugnar el recurso y solicitar que la sentencia sea confirmada.

I X.-           Una vez recibido el escrito, impugnando el recurso, el Juzgado eleva los Autos, es decir, todo lo hecho en la Primera Instancia y los escritos de recurso y de impugnación, a la Audiencia Provincial de Madrid, que es el Tribunal que tiene que resolver el recurso.

             A la vez que manda todo a la Audiencia Provincial, el Juzgado dice a las partes que tienen que comparecer ante la Audiencia Provincial.

      Esto significa que el Procurador de cada parte tiene que presentar un escrito, personándose en la Audiencia en representación de su parte, a fin de seguir el recurso de apelación.

     Para personarse ante la Audiencia, cada parte cuenta con un plazo de veinte días.

X.-     La Audiencia, una vez recibidos los autos y personadas las partes, designa la Sección que va a resolver el recurso. Esta Sección está compuesta por tres Magistrados, uno de los cuales es designado Ponente.

XI.-   La Audiencia se pronuncia, si ha habido petición de prueba ( ver la prueba en el recurso de apelación) para la Segunda Instancia, sobre la práctica de la misma. Ya he dicho que es difícil que lo concedan, pero si lo hacen, señalan un día para la práctica de la prueba ante el Tribunal de los tres Magistrados.

            Si no admiten la prueba, señalan un día para la votación y el fallo y después de este día, dictan la sentencia que pone fin al recurso, y en nuestro caso al litigio, ya que ésta es la última instancia.

            La Audiencia Provincial de Madrid está tardando una media, en torno a los nueve o diez meses en la resolución de este tipo de recursos.

recurso de apelación en violencia de género


recurso de apelación en violencia de género

Juicio Rápido6/2011

Sentencia 32/2011

AL JUZGADO DE LO PENAL Nº 323 DE MADRID

Doña , Procuradora de los Tribunales y de Doña Víctima, bajo la dirección letrada del abogado Don José Martín García, según consta en los autos arriba referenciados, ante el Juzgado comparezco y como mejor proceda en Derecho, DIGO:

Que habiendo recibido Providencia de fecha 7 de Octubre de 2011, el día 25 de Octubre de los corrientes, por la que se tiene por formulado recurso de apelación por la representación procesal de D. ANTONIO, dándose traslado del mismo a las partes personadas  a fin de que en el plazo común de cinco días aleguen lo que a su derecho convenga, por medio del presente escrito y en la indicada representación formalizo, en el plazo conferido al efecto, OPOSICIÓN al recurso de apelación interpuesto de contrario, en base a las siguientes:

ALEGACIONES

UNICA.- Esta parte está totalmente en desacuerdo con lo alegado de contrario y todo ello por lo siguiente que paso a formular. La sentencia dictada por el Juzgado Penal está extensa, detallada y laboriosamente fundamentada, por lo que no entiende esta parte la razón del presente recurso, ya que por el hecho de que haya un fallo contradictorio a los intereses de su patrocinado, no es razón suficiente si la sentencia es acorde a Derecho, como es. En cuanto a la errónea valoración de la prueba manifestada de contrario, estamos en total desacuerdo. En el acto de juicio se practicaron las pruebas de cargo que nuestro ordenamiento jurídico  denomina como tal.

Así la declaración de la víctima perjudicada, que relató de manera congruente con lo que ya había puesto de manifiesto tanto en comisaría (ver declaración en comisaría) y (declaración de la víctima de violencia de género)como en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer,  concurriendo los requisitos exigidos por la STS de fecha 20/06/2002, como son:

1.- Ausencia de incredibilidad subjetiva derivada de las relaciones acusador acusado que pudieran conducir a la deducción de la existencia de un móvil espurio.

2. – Constatación de la concurrencia de corroboraciones periféricas de carácter objetivo que la avalen.

3.- Persistencia en la incriminación, que debe ser prolongada en el tiempo, plural, sin ambigüedades, ni contradicciones  perjudicada ha mantenido siempre fa misma versión de los hechos,  tanto en el plenario como en el Juzgado de Instrucción).

Por todo ello, el juzgador ha considerado que carece de ausencia de circunstancias Que impliquen una Incredibilidad subjetiva,  por lo que tales circunstancias le llevan a la convicción de que los hechos se han producido de la forma relatada.

Además, prueba testifical directa y extensa como bien dice la propia sentencia, contamos con una prueba testifical directa, de una serie de personas en las cuales concurren plenas garantías de imparcialidad y objetividad  no existiendo razón alguna que permita dudar de la veracidad de su testimonio.

Por lo expuesto, la presunción de inocencia ha quedado suficientemente desvirtuada y con ello, el principio “in dubio pro reo”.

En su virtud,

SUPLICO AL JUZGADO: Que teniendo por presentado este escrito, con las manifestaciones en él contenidas, se sirva admitirlo, lo una a los autos de su razón y en su mérito, tenga por opuesta a esta representación en tiempo y forma al recurso de apelación planteado de contrario contra la sentencia de fecha 28 de Septiembre de 2011, acuerde remitir los autos a la Audiencia Provincial de Madrid y, previos los trámites oportunos, ésta dicte resolución por la que se desestime íntegramente el recurso de apelación planteado de contrario, confirmándose la Sentencia objeto de apelaci6n en todos sus extremos, con expresa imposición de las costas a la adversa.

Recurso de reforma y subsidiario de apelación


Recurso de reforma y subsidiario de apelación

DUD JUCIO RÁPIDO 203120/2012

AL JUZGADO DE VIOLENCIA SOBRE LA MUJER nº X

PARA ANTE LA AUDIENCIA PROVINCIAL

DON _ _ _ _ _, Letrado perteneciente al Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, con n° de colegiado nº 33 333,  en nombre y representación por designación del turno de oficio de DOÑA Sara, según queda acreditado en las diligencias arriba indicadas, ante el mismo Juzgado comparezco, y como mejor proceda en derecho, DIGO:

Que por medio del presente escrito formalizo RECURSO DE REFORMA Y SUBSIDIARIO DE APELACiÓN contra Auto dictado por el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer n° X de Madrid en fecha 2 de agosto de 2012 en las refreídas diligencias urgentes, notificada a esta parte el mismo día en la que se sobreseían las actuaciones y se procedía a su archivo, y ello con base a los siguientes:

MOTIVOS

Único. Existencia en los hechos denunciados dolo penal: la acción tipificada en el vigente Código Penal. El Auto recurrido fundamenta el sobreseimiento de la causa en que no hay indicios suficientes que sean constitutivos de infracción criminal. Hecho que consideramos cuanto menos incierto,  pues la denuncia versa sobre el acoso al que ha sido sometida Doña Sara por parte del denunciado Don Jose y que tiene su situación más violenta, que no la única, el día de su detención el pasado día 21/ cuando, como a pesar de empezar contando Don José, una historia en la que quiso hacer ver que el encuentro era casual, posteriormente él mismo reconoció que sabía que tanto Sara como su actual pareja se iban a ver en Avenida de América y por ello acudió a su busca. Esta situación de acoso pudiera ser un hecho más de los que Sara relata en su denuncia y su declaración, pero es más grave que Jose  antes de la agresión, publicar en una red social de internet que estaba “a la espera del marrano”, que al ser éste una persona cazadora viene a significar que se iba de “caza” estando actualmente fuera de temporada. Para acudir a la “caza” se puso unas vendas en las manos, fue en busca de la pareja, y sin mediar palabras comenzó a agredir a Don Agredido.  A este chico, Don José, no le conocía de nada, simplemente el motivo de agredir al mismo es la forma en que el denunciado satisfacía su ira ante la negativa y pasividad de Doña Sara  de reiniciar la relación con él.

Esta agresión es parte del delito que ha cometido el denunciado, que si bien solo llegó a agredir a Don Agredido, su intención era la de agredir a ambas personas, y si no es por la intervención del policía vestido de paisano que se encontraba por casualidad allí, con total seguridad hubiera agredido a Sara. Esta apreciación no es arbitraria, sino que se recoge en el propio atestado ante las manifestaciones realizadas por el denunciado en su detención, quien manifiesta al agente que su única intención era pegarles, así como que se ha puesto las vendas para no hacerse daño en las manos … “, es obvio que si su intención hubiese sido la de robar estaríamos ante un delito más grave, pero la agresión directa a una persona, o la intención de agredir a otra es un delito, y todos ellos tipificados en nuestro código penal. Es increíble que Don Jose quiera desvirtuar la manifestación del agente de policía secreta, que “salvo a mi representada, diciendo que ese policía le tenía manía y le trato mal. Dicho esto, queda acreditado que nos encontramos ante un chico agresivo en sus acciones, y que el simple día de su detención resulta por si sólo un posible delito contra Doña Sara, que si bien es cierto que no causó lesiones a Sara, sí que tuvo intención de hacerlo a la vista de las pruebas del atestado.

Pero, además y este es el riesgo al que queremos poner fin, existe una acción acosadora continuada por parte de Don José hacía Doña Sara, pues debemos entender el motivo por el que éste chico agredió al actual novio de Sara para comprender el acoso y persecución al que ha sido sometida Sara en los últimos meses, pues en el atestado se han dicho aquellos hechos más destacado de su acoso, pero los mismos eran constantes por parte de Don José.

En primer lugar la casualidad que pretendía hacer ver Don José respecto al encuentro en Avenida de América, que luego el mismo negó, es similar a los encuentros casuales que pretende hacer creíbles ante el juzgado de instrucción, pues sería más creíble el encuentro casual del avenida de América, por ser la misma ciudad de los dos, y ser un centro de transporte con múltiples conexiones, etc. que la causalidad de que Don Jose viajara en las mismas fechas y a las mismas ciudades que Sara, pues viajó a China y Méjico  los mismos días que mi defendida, y reconoció que a China viajo él sólo, mandándole un sms a mi defendida para preguntar dónde estaba, y que ella contestó simplemente ante la inverosimilitud de que pudiera presentarse en la discoteca pues consideraba que se encontraría a miles de kilómetros, puede que Sara no debiera haber contestado el sms,  que posiblemente al ser una adolescente, que nunca se ha visto en una situación similar pues como ella dijo, siempre intento que él la dejara en paz de manera educada, pero Sara nunca le dijo donde iba a pasar las vacaciones y fue quien constantemente se informaba en el entorno de mi representada de todos los viajes que hacía y con quien salía.

Para mayor abundamiento, otro hecho agresivo que se produjo, fue como Don José se presentó en casa de Sara y sin autorización se metió en la casa para hablar con sara, perdiendo el control hasta darse golpes en la pared, como el reconoció en su declaración, y que debido a esa agresividad fue el padre de Sara quien le tuvo que echar de la vivienda.

Tal y como se deduce de la denuncia, Don Jose se obsesionó con su exnovia, y debido a su carácter agresivo a llegado a causar lesiones terceros concretamente al actual novio de Sara (que como ya referí es una consecuencia expresa de la persecución y celos), pero el acoso y persecución por parte de Don Jose es innegable, tanto por lo ocurrido en A venida de América, por lo ocurrido en China, por lo ocurrido en Méjico, por lo ocurrido en el domicilio de Sara y por múltiples hechos y datos que corroboran dicha locura pasional como pudiera ser las publicaciones de la red social.

Esta parte no llega a comprender que este Juzgado al que me dirijo haya valorado como licitas dichas frases y hechos, y el contenido doloso de las mismas, pues los hechos denunciados encajan perfectamente en la definición del tipo delictivo de violencia de género, con independencia que la agresión a Don Agredido lo sea también.

Por todo lo expuesto consideramos que los hechos que son denunciados y que se probarán en el juicio correspondiente son constitutivos de infracción criminal, que dichas acciones han sido realizadas ante diferentes testigos, agente de policía, padre de Sara, entorno de ambos, etc por lo que las mismas serian constitutivas de un posible delito del artículo 153 del vigente Código Penal.

Por todo lo expuesto

SUPLICO AL JUZGADO: que tenga por presentado este escrito en el plazo previsto por la ley con sus copias respectivas, se sirva admitirlo y en virtud tenga por interpuesto en tiempo y forma RECURSO DE REFORMA Y SUBSIDIARIO DE APELACION contra EL Auto de fecha  de agosto de 2012, Y se interesa se revoque el mismo dictando uno en el que se continúe la tramitación citándose si fuese necesario a los testigos que presenciaron los hechos y que se recogen en el atestado.

SUPLICO A LA SALA: Que dando lugar al recurso, revoque el auto de fecha  de agosto de 2012 dicte uno continuándose la tramitación citándose si fuese necesario a los testigos que presenciaron los hechos y que se recogen en el atestado.

EL RECURSO DE APELACiÓN EN EL PROCEDIMIENTO ORDINARIO


EL RECURSO DE APELACiÓN EN EL PROCEDIMIENTO ORDINARIO

El recurso de apelación se encuentra regulado en los artículos 22 a 232 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, describiéndose como el recurso  que puede interponerse ante distintas resoluciones del Juez de Instrucción, si bien también hace alusión al mismo anteriores preceptos, como los artículos 212, para establecer el plazo de cinco días desde la última notificación para interponer el recurso, el 217, para indicar que puede interponerse únicamente en los casos determinados en la Ley, el 220 para establecer como órgano judicial competente aquél a quien correspondiese el conocimiento de la causa en juicio oral, así como en los artículos 219 y 22l, para expresar que se interponen ante el mismo Juez que haya dictado la resolución recurrida, como ocurre con el de reforma, y que debe interponerse, como los de reforma y queja, por escrito y con firma de letrado. En éste procedimiento ordinario por delitos graves, el recurso de apelación aparece vinculado al de reforma, porque no puede interponerse sino después de haberse ejercitado el de reforma, aunque pueda realizarse de forma subsidiaria (artículo 222 de dicha Ley procesal penal).

En cuanto a los efectos que genera la admisión del recurso, si se admite en ambos efectos (efecto devolutivo y suspensiva), lo cuál únicamente puede ocurrir cuando expresamente se disponga (artículo 217 de dicha Ley procesal), se mandará remitir los autos originales al Tribunal que ha de conocer del recurso previo emplazamiento de las partes para que se personen ante dicho Tribunal, en el término de quince o diez días, según que dicho Tribunal fuere el Supremo o la Audiencia (artículo 224 de dicha Ley).

En cambio cuando el recurso únicamente sea admisible en un efecto, o sea el devolutivo, por lo que no suspende la ejecución de la resolución recurrida, el Juez debe mandar deducir testimonio en el plazo que fije, que no podrá exceder de quince días con posibilidad de prórroga, del auto recurrido, de los escritos referentes al recurso de reforma, del auto apelado y de cuantos otros particulares considere necesario incluir. A los dos días siguientes de conocer la resolución judicial mandan- do deducir los citados testimonios, tanto el Ministerio Fiscal como la parte apelante podrán pedir al Juez la adición de otros particulares, resolviendo éste al día siguiente sin ulterior recurso. Una vez deducido el testimonio, se emplaza a las partes para que se personen ante el Tribunal que ha de resolverlo conforme a lo indicado para el recurso admitido en ambos efectos.

Una vez ya los autos en el Tribunal Superior que ha de resolverlo, salvo que no se personara la parte apelante, en cuyo caso se declararía desierto, tras darse vista de los autos por tres días para instrucción a la parte apelante y posteriormente a las demás partes yal Fiscal, se señala día para la vista, en el que las partes pueden informar lo que estimen conveniente, la cuál se celebra, asistan o no las partes, debiendo cuidar el Presidente de la Audiencia o Sección que conozca de la apelación que el recurso sea resuelto en el plazo más breve posible, sin que transcurran más de dos meses entre el día de ingreso en la Audiencia del procedimiento y la vista. Las partes, pueden presentar antes del día de la vista, los documentos que estimen oportunos, sin que sea admisible otro medio de prueba. Una vez firme el auto dictado, se debe comunicar al Juez para su cumplimiento, devolviendo el procedimiento, si se trata de una apelación admitida en ambos efectos.

Especialmente relevantes son en éste procedimiento ordinario, los recursos de apelación en un efecto, que tras desestimarse el previo de reforma, pueden interponerse contra el auto del Juez de Instrucción que decreten el procesamiento de una persona (artículo 384 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal), o el recurso de apelación que cabe interponer contra los autos que decreten, prorroguen o denieguen la prisión provisional o acuerden la libertad del imputado (artículo 507 de la citada Ley), recurso que goza de tramitación preferente y que se tramita conforme a lo previsto en el artículo 766 de la Ley procesal penal para el procedimiento abreviado, e igualmente podemos citar la previsión de recurso de apelación en ambos efectos contra el auto de desestimación de la querella (artículo 313 de dicha Ley).

RECURSO DE APELACIÓN PENAL


RECURSO DE APELACIÓN PENAL

Actualmente, nuestro ordenamiento procesal penal, mantiene la doble instancia para los juicios de faltas y el procedimiento abreviado cuando el cono cimiento corresponde al Juez de lo Penal, y el de única instancia, con un posible re curso de casación, para el procedimiento ordinario por delitos graves, y el procedimiento abreviado cuando su enjuiciamiento sea competencia de la Audiencia Provincial, siendo previsible una muy próxima generalización de la doble instancia en todos los procesos penales.

EL RECURSO DE APELACiÓN EN EL  JUICIO DE FALTAS

El recurso de apelación en los juicios de faltas (véase juicio de faltas), se formaliza y tramita conforme a lo dispuestos en los artículos 790 a 792 de la Ley procesal penal como para  procedimiento abreviado, que explicaremos  en adelante.

EL RECURSO DE APELACiÓN EN El PROCEDIMIENTO PARA EL  ENJUICIAMIENTO RÁPIDO DE DETERMINADOS DELITOS

Contra la sentencia dictada por Juzgado de lo Penal en los denominados juicios rápidos (véase juicios rápidos)  cabe interponer recurso de apelación,  conforme  a lo establecido y contenido en los artículos 790 a 792 de la Ley procesal penal, si bien presenta las siguientes especialidades:

1)            El plazo para interponer el recurso y formular alegaciones las demás partes, queda reducido a cinco días.

2)            El plazo de dictado de sentencia es a los tres días siguientes, si hay vista o a los cinco días de la recepción  de las actuaciones, si no la hubiere,

3)           Tienen una tramitación preferente (artículo 803 de dicha Ley).

EL RECURSO DE APELACiÓN EN EL  PROCEDIMIENTO ABREVIADO

El recurso (ver “recursos”)de apelación debe ser formulado bajo distinta regulación, según lo que se recurra sea un auto o una  sentencia.

Para su oposición a un  auto, el recurso y su tramitación aparece regulado en el artículo 766 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Se prevé la posibilidad de recurrir en apelación y reforma, todos los autos del Juez de Instrucción y del Juez de lo Penal, siempre que no estén exceptuados de recurso, los cuales no suspenderán el curso del procedimiento, pudiendo interponerse el de apelación de forma separada y sin exigirse, a diferencia del procedimiento ordinario, que necesariamente deba interponerse previamente el recurso de reforma. El recurso de apelación debe presentarse en el plazo de cinco días siguientes a la notificación del auto recurrido o del resolutorio del de reforma, mediante un escrito en el que se han de expresar los motivos del recurso, señalarse los particulares que hayan de testimoniarse, debiéndose acompañar los documentos justificativos de las peticiones formuladas. Después de  dar traslado a las demás partes personas por un plazo común de cinco días para alegaciones, indicación de particulares y aportación documental, debe remitirse a los dos días siguientes el testimonio a la Audiencia respectiva, para la resolución dentro de siguientes cinco días.

Está previsto  que cuando se trate  de una apelación subsidiaria de un previo recurso de reforma, si éste se desestima, se de traslado al recurrente, antes que el que procedería a las demás partes personadas, para que pueda formular alegaciones y pueda presentar posibles documentos. Se realiza una regulación especial para el supuesto de haberse acordado la prisión, al permitirse que el apelante solicite celebración de vista, que debe ser necesariamente acordada celebrándose a los diez días, siendo facultativa si se trata de otras medidas cautelares. Si la resolución recurrida en vez de un auto, es una sentencia, el artículo 790 de la Ley procesal penal, regula la competencia para su resolución (Audiencia Provincial respecto la dictada por el Juez de l Penal, y Audiencia Nacional respecto de la dictada por el Juez Central de lo Penal), y el plazo de diez días para su interposición.

El escrito de formalización debe presentarse ante el órgano que dictó la resolución que se impugne (e indicando “para ante la Audiencia Provincial”) exponiendo de forma ordenada, las alegaciones sobre aspectos procesales (quebrantamiento de las normas y garantías procesales, error en la apreciación de la pruebas), exigiéndose que en el supuesto de solicitarse la nulidad del juicio por infracción de normas o garantías procesales originadoras de indefensión que sean insubsanables en segunda instancia, que se haya pedido en su momento la subsanación, si ésta fuere posible, y se citen las normas legales o constitucionales infringidas, así como las razones de la indefensión, debiendo hacer referencia, en su caso, a las razones de fondo del recurso (infracción de normas del ordenamiento jurídico en las que se base la impugnación), e igualmente debe fijarse un domicilio para notificaciones en el lugar donde tenga su sede la Audiencia. Además en dicho escrito puede solicitar diligencias de prueba (las que no pudo proponer en primera instancia, las indebidamente denegadas si formuló protesta y las admitidas no practicadas por causas ajenas a la parte).

Tras admitir el recurso o subsanarse en tres días algún defecto que pudiera adolecer, se da traslado del escrito a las demás partes por el plazo común de diez días, pudiendo presentar alegaciones, solicitar prueba y aportar documentos, fijan do domicilio para notificaciones, de los que se dará a su vez el respectivo traslado, posteriormente, tras resolver la Audiencia Provincial en tres días sobre la admisión de la prueba propuesta, se señala día para la vista, pudiendo acordar  también la celebración de ésta aunque no se proponga prueba, cuando el Tribunal lo estime necesario para la mejor decisión del recurso. La vista se señala dentro de los quince días siguientes, debiendo ser informada la víctima aunque no se haya personado en el procedimiento.

Beberá  dictarse  sentencia a los diez días siguientes de la vista o de la recepción del procedimiento, si ésta no tuvo lugar, y además habrá de ser notificado a los perjudicados aunque no se hayan mostrado parte. Si la sentencia apelada es anulada por quebrantamiento de una forma esencial del procedimiento, el Tribunal, sin entrar en el fondo del fallo, debe ordenar que se retrotraiga el procedimiento al estado en que se encontraba en el momento de cometerse la falta, sin perjuicio de que conserven su validez todos aquellos actos cuyo contenido no se vea afectado.

No cabe recurso contra la sentencia de apelación sin perjuicio de lo establecido respecto de la revisión de sentencias firmes.

A %d blogueros les gusta esto: