Abogados penalistas en Madrid,

Abogado penalista para juicios, recursos, demandas y denuncias

Archivo para penalistas

Responsabilidad penal


Responsabilidad penal

Existen varias teorías acerca del fundamento de la responsabilidad penal.
Para empezar de forma breve podemos afirmar que el imputable penalmente debe ser una persona libre, consciente, que actúe voluntariamente y pudo obrar de otra manera.
Las diversas teorías en el tiempo acerca de la responsabilidad penal:

– Para la escuela clásica la responsabilidad penal es trasunto del libre albedrío, esta teoría que data de la Edad Media considera el asunto desde el punto de vista de la responsabilidad moral.
– Desde el punto de vista del positivismo el hombre no es libre en su comportamiento ya que al vivir en sociedad se ve determinado en su comportamiento (determinismo) y es la sociedad la que debe defenderse del comportamiento penal de sus individuos.
– La escuela española encontró un punto intermedio entre el libre albedrío y el determinismo y es que para sus autores estos conceptos son metafísicos, escapando del ámbito jurídico por lo que para este no deben ser tenidos en cuenta. Siendo esto así, lo importante no es si el hombre tiene libertad en su obrar o existe un determinismo al que no  puede escapar, lo importante es que el hombre se crea en la libertad de decidir acerca de sus actos para que sea relevante para el Derecho.
Para que exista responsabilidad penal deben  darse los siguientes requisitos:
– Imputabilidad, que puede resumiese comí la capacidad y actitud para cometer un delito y responder con las consecuencias.
– Tipicidad: Que la acción u omisión se encuentre relacionado en el Código Penal como delito o falta.
– Antijuricidad : Cuando se le pueda reprochar la acción.
– Culpabilidad: que la persona sobre la que recae la acusación realmente hubiere cometido la falta o delito.

Anuncios

La reforma del procedimiento penal


La reforma del procedimiento penal

En mi opinión es el momento para la esperada reforma del procedimiento penal, el cual con una antigüedad de más de cien años, y que suponía un gran avance y garantía es hace tiempo inidóneo. El conseguir en el momento de la creación del procedimiento actual, que el juez juzgador no interviniera en la instrucción del caso fue un avance tremendo. La figura del Fiscal, sin embargo se encuentra desdibujada. Debemos tener en cuenta que el actual Ministro de Justicia al concluir su oposición (como primero o segundo de su promoción) eligió ser Fiscal en lugar de Juez.
La función del Fiscal en la actualidad es la de ” garante de la legalidad”  el cómo se traduce esto en la practica en los juzgados resulta difícil de explicar (para quienes actuamos en estrados nos da la sensación de que se trata del “abogado” al que mas caso hace el juez) Tomando mayor sentido cuando víctima o perjudicado es menor o incapaz.
Además en nuestra órbita física e intelectual (mundo anglosajón) la función del fiscal aparece clara como impulsor de la investigación y el juez siéndolo de garantías de la legalidad de las actuaciones. En la revista otrosí que edita el ICAM, de este mes aparece un artículo que considero muy interesante.

A %d blogueros les gusta esto: