Abogados penalistas en Madrid,

Abogado penalista para juicios, recursos, demandas y denuncias

Archivo para juicio rapido

Juicio penal por alcoholemia


Juicio penal por alcoholemia.

La semana pasada acudí a un juicio por  conducir bajo los efectos del alcohol.

No se quiso llegar a conformidad en el juicio rápido porque se veían posibilidades de demostrar que en el momento de la conducción, el cliente no superaba la cantidad de 0,60 de aire expirado en el etilómetro.

Los hechos, el detenido por la policía , fue parado por la policía nacional a las 16:45, solicitaron la asistencia de la policía municipal para que le realizaran la prueba conocida como alcoholemia.

La primera muestra la toman a las 17:07 hora con un resultado de 0,59 y el segundo a las 17:00 horas con un resultado de 0,62 horas.

Por lo que tenemos a favor, por un lado que la “curva del alcohol” está de subida de lo que se infiere que si en la segunda toma da un valor superior al resultado arrojado en la  primera, se entiende que en el momento de los hechos, esto es a las 16:45 horas, el nivel sería inferior a 0,59 en la misma proporción que fue mayor en la segunda.

Además aún no hemos comentado que también, por supuesto, se argumentó, acerca del posible margen de error de la máquina utilizada, que para esas cantidades es del 7,5%.

Me dió la sensación de que en el momento de informar, nadie me prestaba atención al abogado, el Tribunal, completamente femenino, no levantó la cabeza en ningún momento, dentro de poco llegará la sentencia, ya les comentaré el resultado.

Anuncios

Esquema de juicio rápido


Esquema de Juicio rápido

Las actuaciones judiciales denominadas diligencias urgentes.

En los artículos 797,798 y 799 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, las actuaciones que son propias de los juzgados de de guardia, que son las diligencias urgentes.

Juicios rápidos – arts. 795 a 803 LeCrim

       ↓

Aplicación—art 795.1 LeCrim

Atestado por la policía

Práctica de diligencias —art.796

Diligencias Urgentes—797 –Se habilita al abogado para que represente ante  juzgado de guardia

y 798

primera audiencia juicio rápido Art.798

Final del juicio rapido


Final del juicio rápido

Comenzó el momento de los informes.

El Ministerio Fiscal (mujer fiscal en prácticas) guapa, asustada, pues estaban presentes un fiscal más avezado y otra compañera, informó que no habían que dado acreditados los hechos…y que si la jurisprudencia y tal y tal. Yo pedí la condena por dos artículos del Código Penal, ya sin convicción, pues tal y como se había desarrollado el asunto, la actitud de la Juez y el informe de la Fiscal, no dejaban lugar a ser optimista. El abogado compañero de la defensa se lió un poco (es un civilista que se enfrentaba por primera vez en un caso penal, pues se había apuntado al turno de penal) pero hiciera lo que hiciera no condenarían a su defendido.

Efectivamente, su señoría encontró que no había pruebas suficientes para condenar al detenido, que incluso era muy dudosa que existiera una relación sentimental o análoga entre las dos partes.  Tenía toda la razón del mundo en este punto, pero me sorprendía que no fuera acusado ni condenado por las amenazas vertidas delante del abogado y el agente de la Guardia Civil.

Acabado todo salí a dar a noticia a mi defendida, estaba fuera pues no quería estar presente cuando declarara el imputado.

Le expliqué lo sucedido me puse a su disposición y me despedí. Eran las tres  y media de la tarde, llamé al compañero para contarle la derrota y sobre todo que el incidente en la puerta del cuartel de la Guardia  Civil en la que se produjeron las amenazas estando presentes él y el Guardia Civil no pude sacarle partido. A lo que el compañero de dijo que ese incidente nunca se produjo, que mi defendida había mentido. Me había engañado y yo que me creo con buen ojo para esas cosas, me lo tragué como un principiante.

En fin…

El juicio rápido


Perdí el juicio rápido.

Esa fue mi sensación; que lo iba perdiendo poco a poco.
El asunto comenzó con una llamada de un compañero, que estando de guardia toco asistir a una victima de malos tratos en el ámbito familiar. Además había una testigo ! que lo había visto todo! y en  estos casos no suele hacer falta ningún testigo pues la corriente va a favor.
No podía porque esa misma mañana tenía que hacer unas gestiones con un cliente, pero a eso a el si le daba tiempo por lo que intercambiamos tareas.

A la mañana siguiente fui tempranito al Juzgado, que se encuentra en un pueblo, bonito  con historia y tradición casi tanta como la de la capital, pero ahora convertido en ciudad dormitorio.
Había que acudir pronto, pues aunque el juicio rápido estaba señalado a las 10:00, debía instruirme en el caso. Al haber un detenido no estaría nada bien que por mi culpa, esa persona pasara  un minuto de mas en el calabozo, porque el señor letrado tenga que leer la causa.
El compañero que llevaba a la parte contraria también llego a las 9:30.
Efectivamente como me había indicado el compañero al que sustituía se trataba de un asunto de malos tratos en el ámbito familiar y así lo ponía en la carpetilla de cartulina que utilizan los juzgados para organizar la documentación; en la portada decía: asunto: malos tratos en el ámbito familiar.
No había más abogados en el juzgado, un Juzgado enorme, como pocos se ven, no por otra cosa, sino porque en el centro del juzgado separando las mesas de las cinco funcionarias que allí trabajaban, el espacio era realmente amplio, lo puedo comparar con medio campo de tenis con sus pasillos de dobles, pues como digo, no había más abogados ni dentro ni fuera del Juzgado que nosotros. Tampoco había “publico” (lo llamo así porque en el único cartel que colgaba de la puerta del Juzgado indicaba: horario de atención al público: y no recuerdo bien las horas, pero me choca que a los que tienen que acudir a un juzgado se les denomine público.
Todo daba señales de que el uní o juicio que se celebraría ese día en ese juzgado era el “nuestro”. Cuando faltaban pocos minutos para las diez de la mañana apareció la parte denunciante, esto es mi defendida, acompañada de su testigo.
Tras saludarnos y preguntarle acerca de ciertos detalles, comencé a darme cuenta que el asunto no es lo que parecía. Tenía más aspecto de que acudíamos a un juicio de faltas que a un juicio rápido por acoso sexual en el trabajo o que a algo que tenga nada que ver con el ámbito familiar. Sin embargo a nada que seguí preguntando, tampoco encajaba con ello. Se trataba (el denunciado) de un compañero de trabajo con el cual había quedado tres o cuatro veces al salir de trabajar, para tomar algo, un kebak o algo similar, como ella manifestó. Pero que en el trabajo nunca le molesto (quizás algo tendría que ver que la mujer del detenido trabajaba en la misma empresa y lugar que denunciante y denunciado).
La amiga que acudía como testigo, se apresuro a indicar que su amiga, la víctima, no había mantenido ninguna relación intima con el acusado, a lo que la denunciante no desmentía ni afirmaba, aunque la mire después de que su amiga manifestare lo anterior para ver si corroboraba tal extremo, aquí debo aclarar que cuando el código penal dice: cuando la víctima sea o haya sido su esposa o hubiere estado ligado por relación de análoga naturaleza, es un concepto al que no se llega con haber quedado después de trabajar en dos o tres ocasiones a cenar en un lugar de  comida rápida, pues si fuera así este país estaría “cuajadito” de parejas. Tampoco se da la figura de acoso sexual en el trabajo por lo antes comentado, porque solo nos quedaba la falta o delito de amenazas.

Continuó con la declaración <<
>>

A %d blogueros les gusta esto: