Abogados penalistas en Madrid,

Abogado penalista para juicios, recursos, demandas y denuncias

Archivo para amenazas

Amenazas


Amenazas

      Aparecen tipificadas en su manera básica en el artículo 169 del Código  penal.

¿En qué consisten las amenazas?

Se trata de la conducta de una persona (hasta ahora, personas físicas, pero a partir de la aparición del art. 31bis habrá que estar a lo que dicten los juzgados, aún no hay nada de jurisprudencia a la fecha de este escrito 22-junio de 2011, y los juristas más prestigiosos, incluso presidentes de salas del Tribunal Supremo, se encuentran expectantes acerca de cómo se desarrollará en la práctica el denostado art.31bis), como decíamos es la conducta de una persona, la que a través de manifestaciones, expresiones o actos que son idóneos para violentar la voluntad de la persona amenazada, asustándole con la conminación de un mal determinado y posible y que se realizará en un plazo más o menos breve.

La amenaza ha de ser creíble, por posible, ha de descartarse que se emitiesen con “animus iocandi” pues si se realizaron las conductas con éste ánimo (en broma) no habrá delito.

Los abogados debemos tener en cuenta que en ocasiones se alegará el “ánimus iocandi” cuando se pueda alegar otra cosa pues existan pruebas suficientes de que la amenaza se produjo.

El Código penal, además desarrolla en los artículos:

170, cuando la amenaza es contra una población, grupo étnico etc.

171, cuando las amenazas sean de un mal que no es delito, bajo recompensa, precio condición, contra quien se encuentra o encontró en el ámbito afectivo. Delito de amenazas, falta de amenazas.

ABOGADOS ESPECIALISTAS EN AMENAZAS

Anuncios

Una Juez de baja por el acoso de un abogado


Una Juez acosada por un abogado de baja.

 La titular de un Juzgado  de Vilanova i la Geltrú, , y la secretaria judicial han sido objeto de una «estrategia de acoso e intimidación a la dirección del juzgado» por parte de un abogado –marido de una funcionaria del juzgado– y un procurador que ha derivado en que ambas se encuentren de baja laboral. La Comisión Permanente del CGPJ decidió en su última reunión conceder el amparo solicitado por la magistrado, al entender que se puede estar incidiendo en su independencia judicial. El «acoso» comenzó después de que la magistrada informara al TSJ de Cataluña de que una auxiliar del juzgado estaba casada con un abogado que tenía distintos asuntos en el juzgado.
Ese letrado, a su vez, trabajaba con un procurador, que también tenía procedimientos en la misma sede jurisdiccional. La juez decidió trasladar a la funcionaria de destino. La magistrada señala que, como consecuencia de haber informado de la situación existente, se encuentra «sometida a un acoso constante por parte de los afectados». Además, asegura que se siente «absolutamente amenazada y coaccionada en el legítimo ejercicio de mis funciones, siendo consciente en todo momento de que el sólo hecho de conducirme bajo la más escrupulosa legalidad, supondrá el inicio contra mi de cualquier actuación».
Por su parte,la presidenta del TSJ de Cataluña,  señala en el informe que remitió al CGPJ que, una vez la juez informó de las actuaciones que afectaban a la funcionaria, ésta, su marido y el procurador iniciaron «toda una serie de acciones legales de variada significación» que, en su conjunto, «han afectado gravemente no sólo la serenidad e independencia necesarias para el normal ejercicio de la función judicial, sino también la propia marcha del juzgado». «Con la baja de la Sra. Secretaria y últimamente de la propia juez, con el consiguiente alejamiento siquiera sea temporal del ejercicio de sus funciones, se ha unido la baja de otros funcionarios del juzgado, afectados también por esta situación».

«Batería de acciones». La «batería de acciones» emprendidas van, según relata la presidenta del TSJ de Cataluña, desde la presentación de una querella contra la secretaria del juzgado, varias denuncias contra la juez y secretaria, así como determinadas incidencias procesales que desvelan «el tipo de comportamiento de que hace gala el procurador».
«La cronología de los hechos y el conjunto de las actuaciones emprendidas deben situarse en una estrategia de acoso e intimidación a la dirección del Juzgado que, interfieren en la independencia judicial, sobre todo cuando por mor de éstas se ha logrado apartar a la Sra. Secretaria y a la juez titular y el juzgado está siendo llevado por una juez sustituta y una secretaria en provisión temporal». Alegret informa de que ha realizado gestiones con la decana del Colegio de Procuradores y con la de los juzgados de Vilanova i la Geltrú, «sin que hayan remitido el conflicto por el momento».

Esta noticia apareció en La Razón el 31 de mayo de dos mil cinco

Amenazas en violencia de género


Amenazas en violencia de género

Las amenazas en el ámbito de la violencia de género y de violencia en el ámbito familiar ha sufrido una reforma en el sentido de que ahora, ya no se exige que la amenaza leve se realizara con armas u objetos peligrosos, este logro de las Medidas de protección integral contra la violencia de género de la Ley Orgánica 1/2004 de 28 de diciembre, traslada a los puntos 4,5 y 6 del artículo 171 del Código Penal la penalización de las amenazas con penas de prisión que van de tres meses a un año más penas accesorias y desaparece su regulación del art. 153.

Debemos tener en cuenta que en la mayoría de las ocasiones, la víctima recibe las amenazas en la  intimidad del hogar por lo que no hay más pruebas que la declaración de la víctima, sin embargo esto no es óbice para que en muchos casos los denunciados resulten condenados. Para entender má el porqué recomendamos leer lo escrito en este artículo acerca de la valoración de la prueba por parte del juez: La prueba.

A %d blogueros les gusta esto: