La sentencia civil

Su forma viene regulada en el artículo 209 Ley Enjuiciamiento Civil (con relación al artículo 248.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial). Comprende los apartados siguientes:

 Encabezamiento

Es la parte inicial de la Sentencia. Tras la designación del órgano judicial y sus titulares, el número de procedimiento, la fecha y número de sentencia, deberán expresarse los nombres de las partes y, cuando sea necesario, la legitimación y representación en virtud de las cuales actúen, así como los nombres de los abogados y procuradores y el objeto del juicio

 Antecedentes de hecho

En este apartado, se consignará con claridad y la concisión posibles y párrafos separados y numerados, las posiciones de las partes o interesados hechos en que las funden, que hubieran sido alegados oportunamente y  las cuestiones que hay resolverse, las pruebas que se hubieran propuesto y practicado y los hechos probados, en su caso.

La fórmula que generalmente se utiliza  es redactar un resumen de los escritos  de  demanda y contestación, con lo que en la Sentencia se refleja el ámbito de enjuiciamiento, fijado por las pretensiones de las partes y  las pruebas de las que intentan valerse para su demostración.

 Fundamentos de Derecho

Se expresarán, en párrafos separados  y numerados, los puntos de hecho y de derecho fijados por las partes y los que ofrezcan las cuestiones controvertidas,  dando las  razones y fundamentos legales del fallo  que haya de dictarse, con expresión concreta de las normas jurídicas aplicables al caso.

 Fallo

Contendrá, numerados, los pronunciamientos correspondientes a las pretensiones de las partes, aunque la estimación o desestimación de todas o algunas pudiera  deducirse de los fundamentos jurídicos, así como el pronunciamiento sobre las  costas.