Derecho a la intimidad y la propia imagen

La intimidad personal y familiar es el último reducto de la privacidad  de la vida del individuo, así se contempla como un derecho Fundamental en el art. nº 18.1 de la Constitución española.

derecho a la intimidad

derecho a la intimidad

De suerte que el derecho a la intimidad atribuye a su titular el poder de salvaguardar, frente a la acción y el conocimiento de los demás, no sólo su ámbito de privacidad personal, sino también familiar.

Al respecto es muy clarificadora la sentencia del Tribunal Constitucional 115/2000

El derecho a la propia imagen supone la facultad de la persona de decidir acerca del uso de su imagen, como garantía de la capacidad del individuo de controlar la difusión de su imagen, y no podrá usarse la imagen de nadie con o sin ánimo de lucro, sin su consentimiento.

Derecho a la intimidad y la propia imagen

Relacionado: