Responsabilidad civil


RESPONSABILIDAD CIVIL

L a expresión “responsabilidad civil” puede tener estos dos significados:

a)      El deber de indemnizar los daños causados  (que será el sentido estricto)

b)      El de sometimiento del deudor al poder coactivo del acreedor.

Se trata de la obligación de responder pecuniariamente de los actos realizados personalmente a   otra persona, indemnizando al efecto  os daños y perjuicios producidos.

El desarrollo legislativo  del ilícito civil aparece  en el artículo 1089de Código Civil  en correspondencia con el artículo 1093 del mismo código y su regulación en el art. 1902.

Dónde aparece  el desarrollo legislativo de cada uno de los ilícitos civil y penal.

En cuanto al civil se refleja en el artículo  1089 que se corresponde con el artículo 1093 del mismo código.

¿Por qué se confunde en tantas ocasiones el ilícito penal y el civil?

En el Código penal aparece reflejado en los artículos 109 a 122 y en código rituario penal se regula en los artículos  101 a 108.

Cuantías de la reparación o indemnización.

LAS REGLAS DE MALORCA

Un grupo de expertos elaboraron  en 1992 el proyecto de Reglas Mínimas de Naciones Unidas  para el Procedimiento Penal, conforme al Derecho Comparado.

En relación con la víctima, se establece que …durante todo el procedimiento debe procurarse a la víctima y a los perjudicados por el delito la ayuda necesaria…

Además añade:…loa estados deberán adoptar las medidas necesarias para garantizar un trato digno y humano   a las víctimas y perjudicados.

REINCIDENCIA REINCIDENTE


REINCIDENCIA

¿Cuando concurre o se aprecia la reincidencia?

Para apreciar que concurra la agravante de reincidencia del artículo 22.8ª del Código Penal, ha establecido la STS S 2ª 415/2001, de 12 de marzo, que si no constan en los autos los datos necesarios para determinar la fecha de la extinción de la pena, se impone practicar un cómputo del plazo de rehabilitación favorable al reo, pues bien pudo extinguirse la condena impuesta por circunstancias tales como abono de prisión preventiva, redención, indulto, expediente de refundición; por consiguiente, a falta de constancia de la fecha de extinción, que es la del día inicial para el cómputo del plazo de rehabilitación, a los efectos del artículo 136.3 del Código Penal, deberá determinarse desde la firmeza de la propia sentencia.

Así las cosas, y no constando en las actuaciones certificado de la extinción de las penas del acusado se impone, con base en lo anterior y la doctrina de las SSTS IIª (entre otras, 1344/2003, 20/10; 1355/2004,18/11), computar el plazo de extinción de la pena impuesta desde la fecha de la firmeza de la sentencia condenatoria, y ello además siguiendo la doctrina del TS contenida en su Acuerdo de la Sala de lo Penal de 6 de octubre de 2000, por cuya virtud “Se acuerda que podrá apreciarse la circunstancia agravante de reincidencia entre los delitos de robo con violencia o intimidación y delitos de robo con fuerza en las cosas, por considerarse ambos de la misma naturaleza delictiva, siempre que concurran los demás requisitos necesarios para su apreciación”.

Ejemplo

Se acusa por un delito de robo con violencia del art. 242 CP por hechos del día 02/03/2006.

Según los antecedentes penales del acusado obrantes a los folios “88 y siguientes”, el mismo fue condenado a la pena de prisión de un (1) año como autor de un delito de robo con fuerza en las cosas por sentencia firme de 16/09/2005.  Se trata de una pena inferior a doce (12) meses. El artículo 136.2 del Código Penal tiene previsto un plazo de dos (2) años para la extinción de las penas inferiores a doce (12) meses. Dicho plazo de dos años debe contarse desde la fecha de la firmeza de la sentencia. Por tanto desde el 16/09/2005, por lo que la misma quedaría extinguida el 15/09/2007. Los hechos hoy enjuiciados son del día 02/03/2006. Sin duda, no ha transcurrido el señalado plazo de dos años para considerar extinguida la pena. Conclusión, cabe apreciar que concurre la agravante de reincidencia prevista en el artículo 22.8ª del Código Penal.

FALSEDAD DE DOCUMENTOS PRIVADOS


FALSEDAD DE DOCUMENTOS  PRIVADOS

Esta falsedad se encuentra recogida en el art. 395 de Código Penal,  en el que dice: “el que par perjudicar a otro, cometiere en documento privado aluna de las falsedades previstas en los tres primeros números del apartado 1 del art. 390, será castigado con la pena de prisión de seis meses a tres años”.

Ha insistido el Tribunal Supremo en que para que esta conducta se pueda castigar, no basta con que se hubiera producido una de los tres aspectos que recoge el art. 390 en los apartados 1 y 3, sino que es necesario que se dé la voluntad del engaño, el dolo, que es circunstancial y que puede apreciarse por indicios y que debe valorarse caso por caso en función de las circunstancias.

Especial transcendencia tiene la vinculación de este tipo con la estafa.

También se castiga al que sin haber intervenido en la falsificación y a sabiendas de su falsedad, presentare en juicio  o para perjudicar a otro hiciere uso de un documento falso de los comprendidos en el artículo anterior. (art.396)

Cancelación de deuda e hipoteca


Cancelación de deuda e hipoteca

 (En ……………….. , mi residencia, a ……………….. de ……………….. de ……………….. .
Ante mí, ……………….. , Notario del Ilustre Colegio de ……………….. .
COMPARECE
Don ……………….., mayor de edad, empleado del Banco, vecino de ……………….. , domiciliado en calle ……………….. , con D.N.I. ……………….. .
INTERVIENE
En nombre y representación del Banco , constituido en virtud de escritura de fecha ……………….. , autorizada por el Notario de ……………….. Don/Doña ……………….. con el número ……………….. de su protocolo, con domicilio social en ……………….. , e inscrita en el Registro Mercantil de ……………….. al ……………….. , con C.I.F. número ……………….. .
Se encuentra debidamente autorizado para este acto en virtud de escritura de apoderamiento otorgada en fecha ……………….. , ante el Notario de ……………….. Don/Doña ……………….. con el número ……………….. de su protocolo, e inscrita en el Registro Mercantil de ……………….. al ……………….. , instrumento que considero suficiente para este otorgamiento, y que me exhibe y devuelvo al otorgante para que la presente donde proceda.
Y aseverando el compareciente la vigencia de sus facultades representativas, tiene a mi juicio, según interviene, la capacidad legal suficiente para formalizar la presente escritura de CARTA DE PAGO Y CANCELACIÓN DE HIPOTECA, y, al efecto:

EXPONE Y OTORGA

1º.- Mediante escritura pública de fecha ……………….. , autorizada ante mí con el número ……………….. de protocolo, se concertó sobre la finca que luego se dirá un préstamo hipotecario, concedido por el Banco, a favor de Don ……………….. , de ……………….. euros de principal, ……………….. euros de intereses de ……………….. años, y ……………….. euros por prestaciones accesorias, costas y gastos; Don ……………….. hipotecó a favor del Banco  la siguiente finca urbana:……………….. (Descripción).

2º.- Habiendo recibido la mercantil acreedora de la parte deudora el importe total de la referida deuda, y no habiéndose causado gasto ni costa alguna, la primera otorga a la segunda la más solemne y eficaz carta de pago, y cancela totalmente la hipoteca constituida sobre la finca descrita, la cual deja libre de toda responsabilidad, por razón de la deuda relacionada, y solicita la cancelación del gravamen, siendo los gastos e impuestos que origine la presente escritura hasta su inscripción en el Registro de la Propiedad por cuenta y cargo de deudor.

OTORGAMIENTO Y AUTORIZACIÓN

Hago las reservas y advertencias legales y fiscales.

En especial y con relación al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, le advierto del plazo de ……………….. días hábiles que tienen para presentar copia de este documento en la Oficina Liquidadora competente, previa su autoliquidación; la afección de los bienes al pago del Impuesto o al de las liquidaciones complementarias en su caso; y responsabilidades en que podría incurrir como consecuencia del incumplimiento de sus deberes fiscales.
Por su elección le leo el contenido de esta escritura lo encuentra conforme y firma conmigo el/la Notario, que doy fe de identificarle por el documento nacional de identidad exhibido y del contenido de este instrumento extendido en ……………….. folios de serie ……………….. números, ……………….. el presente y los ……………….. inmediatos posteriores correlativos.

Coacciones


La coacciones

El bien protegido es la libertad del individuo y se puede incluir

en éste tipo penal todas aquellas situaciones que no tienen cabida en el resto del Código Penal, de las acciones que se realizan contra la libertad individual. Por ejemplo señalar que es habitual cuando en las  crisis matrimoniales nos encontramos en los procesos de separación o divorcio, es habitual que se acuda al abogado para “quejarse” de actitudes de la otra parte, por ejemplo: “que se ha llevado los dos coches…” “que creo que me ha escondido las llaves de…” etc. Pues estas conductas que nos pueden parecer unas veces incluidas en abuso del propio derecho y otras como amenazas, pues suelen ventilarse como coacciones.

El Código penal nos da un tipo básico en el art 172.1   1er párrafo y un tipo agravado en 2º párrafo del mismo artículo.

Básicamente se da éste delito cuando se impide a alguien hacer algo (que la Ley no prohíbe) o se le obliga a hacer lo que no quiere.

El tipo agravado contempla la posibilidad que lo que se impida hacer a otra persona sea un derecho fundamental.

Junto al delito de coacciones tenemos la falta de coacciones que se contempla en el art. 620.2 del Código Penal.

Coacciones en violencia de género

Busco abogado


Busco abogado.

La búsqueda de abogado es sin duda una labor poco agradable, pues tengamos en cuenta que se suele producir en una situación conflictiva, o bien somos denunciados o denunciantes, por lo que o se nos acusa de un delito o hemos sufrido la comisión de alguno de los delitos. Contactar con abogados, abogado, abogados en Madrid
Por lo que en la mayoría de las ocasiones, al igual que cuando acudimos al medico no se trata de un asunto agradable. Siguiendo con el ejemplo del médico,cuando necesitamos que un doctor nos atienda por nuestro problema de salud, generalmente acudimos a uno “generalista” para luego asistir al especialista correspondiente a la dolencia que padecemos. En el caso de la elección de abogado comienza, por lo general de forma distinta, pues en la mayoria  de las ocasiones los interesados saben a que tipo de abogado deben acudir ( penal, divorciosherencias etc)  pero y a diferencia de la sanidad no nos vale con EL espcialista en algo, necesitamos que nos “guste” pero además las características que buscamos en un abogado no están claras pero se puede resumir en que nos cause “confianza”, mientras que en las causas medicas nos sule valer con que sea el espcialista . Esto  ¿por que se produce? ¿nos conformamos con menos cuando se trata de nuestra salud? ¿será esto por que en el caso de la medicina de la Seguridad Social la percibimos como si esta fuera gratis? La respuesta es no, pues, en estos momentos en que cada vez mas gente dispone de un médico de “seguro privado” sigue ocurriendo lo mismo; nos vale con que el médico sea el especialista para que en una inmensa mayoría de los casos nos pongamos en sus manos.
Será que el abogado tiene imagen de profesional liberal ¿que produzca un sensación de que su labor no esta fiscalizada por ningún organismo oficial ? Pues tampoco, pues los abogados adscritos a los turnos de oficio de los distintos colegios de abogados tienen aun peor imagen que el abogado privado.