Coacciones


La coacciones

El bien protegido es la libertad del individuo y se puede incluir

en éste tipo penal todas aquellas situaciones que no tienen cabida en el resto del Código Penal, de las acciones que se realizan contra la libertad individual. Por ejemplo señalar que es habitual cuando en las  crisis matrimoniales nos encontramos en los procesos de separación o divorcio, es habitual que se acuda al abogado para “quejarse” de actitudes de la otra parte, por ejemplo: “que se ha llevado los dos coches…” “que creo que me ha escondido las llaves de…” etc. Pues estas conductas que nos pueden parecer unas veces incluidas en abuso del propio derecho y otras como amenazas, pues suelen ventilarse como coacciones.

El Código penal nos da un tipo básico en el art 172.1   1er párrafo y un tipo agravado en 2º párrafo del mismo artículo.

Básicamente se da éste delito cuando se impide a alguien hacer algo (que la Ley no prohíbe) o se le obliga a hacer lo que no quiere.

El tipo agravado contempla la posibilidad que lo que se impida hacer a otra persona sea un derecho fundamental.

Junto al delito de coacciones tenemos la falta de coacciones que se contempla en el art. 620.2 del Código Penal.

Coacciones en violencia de género