Juicio por lesiones

Las lesiones pueden haber sido provocadas por culpa (en un sentido impropio donde en realidad debería decirse dolo) o negligencia.
En el primero de los casos lo más normal es que se produzca por el acometimiento de otra persona que nos cause un menoscabo físico. En la actualidad en los tribunales es demasiado frecuente que se vean temas de violencia de género que contienen las lesiones. Aunque también se pueden producir por personas extrañas a nosotros que nos agreden.

Entre los casos de lesiones por negligencia, esto es, por no guardar la diligencia debida, son los que se producen en los accidentes de tráfico, en los que normalmente se entiende que quién fue culpable del accidente mantuvo una conducta negligente (dejando fuera la conducción temeraria) motivo por el cual deberá indemnizar al lesionado, papel que normalmente realiza la compañía de seguros y que es el motivo principal por el que se suscriben y razón de que el seguro basico sea obligatorio).