DETERMINACIÓN DE LOS HONORARIOS DE UN ABOGADO

La base de los de factores que determinan los honorarios de los abogados son, o al menos deberían ser aspectos  tales como el grado de dificultad de una tarea legal en particular, la cantidad de tiempo invertido, la experiencia (si un abogado está superespecializado en un ámbito, renuncia a los demás asuntos por lo que creo que puede pedir unos honorarios mayores) donde se  notará  la habilidad del abogado en el área particular del derecho.

Además debemos tener en cuenta los honorarios (llamados tasas o arancel) de los procuradores, en aquellos casos que es necesaria su intervención, y los suplidos (gastos)

Los servicios del abogado normalmente implican preparación, lectura de todo lo que trate del asunto, búsqueda en juzgados de material para de la investigación, el estudio del asunto, barajar,  valorar línea  de defensa o acusación idónea a  seguir y llevarla a cabo y es tan solo una parte de esto último lo que se ve.

La mayoría del trabajo se lleva a cabo después de que el cliente sale de la oficina del abogado y se puede consumir mucho tiempo. Como resultado, el cliente es a menudo inconsciente de la cantidad de tiempo que un determinado asunto legal actualmente toma.

En la reunión inicial, el abogado y el cliente deben prever el tiempo previsto para resolver el caso, las dificultades que puedan presentarse, y la complejidad de las cuestiones jurídicas en el caso particular. Llegar a un  acuerdo sobre los honorarios, no se debe  evitar hablar de ello por una “cortesía” mal entendida, para evitar sorpresas y malentendidos, tanto para el cliente y el abogado.

Ambas partes tienen una necesidad/obligación  desde el principio de tener un conocimiento pleno y completo del compromiso que están adquiriendo.

Además normamente los abogados en España cobran honorarios muy  ajustados. A modo de ejmplo los siguientes precios son muy comunes:  Tarifas de abogados