EJEMPLO DE SENTENCIA CONDENATORIA EN JUICIO DE FALTAS

Vistos por el Ilmo. Sr. D. Arturo , magistrado-juez del Juzgado de Instrucción númreo 20 de Madrid, los presentes autos de Juicio de Faltas núm. 35/2 3, por faltas de injurias y amenazas, contra Mónica en el que han intervenido  Alejandra, como acusación particular, y el Ministerio Fiscal.

A N T E C E D E N T E S  D E  H E C H O

PRIMERO. En la vista del juicio oral, celebrada el dםa 10 de marzo de 2014, se practicaron las siguientes pruebas:

interrogatorio de la denunciada y declaración testifical de Mónica, Alejandra y Rodríguez.

SEGUNDO. El Ministerio Fiscal calificó los hechos como constitutivos de una falta de amenazas, prevista y castigada en el artículo 620.2 del Código. Penal, y una falta de injurias, regulada en el mismo precepto legal. Imputó la responsabilidad en concepto de autora a Mónica , sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, y solicitó que se le impusiera por cada una de las faltas una pena de cinco días de localización permanente.

La acusación particular imputó a Mónica las mismas faltas y las mismas penas que el Ministerio Fiscal.

TERCERO. La defensa alegó las excepciones de cosa juzgada y prescripción. Y subsidiariamente solicitó la libre absolución.

El dםa 29 de diciembre de 2012, sobre las 13’50 horas, Mónica, mayor de edad, caminaba por la calle Rio , de Madrid, y al ver a Alejandra, que en ese momento salia de un locutorio, le dijo: eres una hija de puta”, “te vas a enterar”.

F U N D A M E N T O S  D E  D E R E C H O

l. Sobre los hechos

El relato fáctico que se acaba de exponer consta acreditado por la prueba testifical de cargo practicada en la vista oral del juicio. En efecto, la testigo-víctima  Alejandra describió como la acusada se dirigía hacia ella y su actual pareja y les dijo que eran unas “hija de puta”, y a la testigo que “se iba a enterar”, sintiéndose amenazada por la acusada.  el testigo Rodríguez depuso en el mismo sentido que aquella, reseñando las expresiones que la acusada le dirigía a la denunciante. De especial relevancia consideramos el testimonio de  Rodríguez ya que no aparece vinculado a ninguna de las partes.

Los demás testigos no presenciaron realmente el incidente.

II. Fundamentos de derecho

PRIMERO. Entrando a valorar en primer lugar la excepción de cosa juzgada alegada por la defensa, como exponía la STS 782/2003, de 31 de mayo ,consiste, una vez resuelta por sentencia firme resolución asimilada una causa criminal, no cabe seguir después otro procedimiento del mismo orden penal sobre el mismo hecho contra la misma persona, pues aparece reconocido, como una de las garantías del acusado, el derecho a no ser enjuiciado penalmente más de una vez por unos mismos hechos constituyendo una manifestación del principio non bis in idem en el ámbito del Derecho procesal.

Exige la cosa juzgada unos elementos sin los cuales no es posible acogerla corno son identidad subjetiva, identidad de objeto e identidad de acción.

En el presente supuesto la defensa como causa de la solicitud referida alude a la existencia de la sentencia de fecha 4/03/2013 que absolvió a Alejandra de la falta de coacciones que se imputaba dictada en el juicio de faltas incoado en virtud de la denuncia formulada por Mónica.

Sentado lo anterior la excepción invocada no puede prosperar al no existir identidad objetiva ni subjetiva, no enjuiciamiento se en el presente procedimiento la actuación de Alejandra, ni las supuestas coacciones que denunció a Mónica , tratándose pues de hechos distintos, dirigidos contra personas diferentes.

La defensa segundo término, invoca la prescripción de las faltas por las que ha sido acusada, señalando al respecto que desde la fecha de los hechos hasta la fecha en que la denunciada proceso en su condición de tal habían transcurrido más e seis meses, que es el plazo de prescripción previsto para las faltas en el artículo l31.2 del C. Penal.

Alegación de prescripción que procede rechazar de plano, pues desde la fecha en que se cometió la infracción punible (los hechos tienen lugar el día 29-12-2012) hasta la citación de la acusada al juicio oral (la citación se recibe el día 20-12-2013), se practicaron actuaciones judiciales dirigidas siempre contra la acusada como denunciada, que interrumpieron el plazo de seis meses de acuerdo con lo dispuesto en el arto 132-2 del C. Penal, según el cual: “La prescripción se interrumpirá, dejando sin efecto el tiempo transcurrido, cuando el procedimiento se dirija contra el culpable, comenzando a correr de nuevo el término de la prescripción desde que se paralice el procedimiento o termine sin condena.” Entre las fechas de 29-12-2012 y 20-12-2013, el Juzgado incoa  diligencias previas por auto de 3-2013; dictó otro auto de 4-4-2012 reputando falta los hechos denunciados; incoo juicio de faltas por auto de 29-4-2013, convocando a las partes para juicio el día 13-5-2013; decretó el sobreseimiento provisional de las actuaciones por auto de 24-6-2013 al desconocerse el paradero de la denunciada; acordó el desarchivo y reapertura de las actuaciones por auto de 16-12-2013, convocando a las partes para juicio el día 10-3-2014 e inmediatamente citó a la acusada en su condición de denunciada.

TERCERO. Los hechos declarados probados son legalmente constitutivos de una falta de injurias , prevista y castigada en el artículo 620.2 del Código Penal. Pues llamar a una persona “hija de puta”, constituye una conducta insertable en el marco de la falta de injurias leves.

El Ministerio Fiscal y la acusación particular solicitan que se condene a la acusada como autora de una falta de amenazas por el mero hecho de decirle a la denunciante, en el curso de la discusión, que “se iba a enterar”. Sin embargo, tal petición de condena no pude ser acogida, toda vez que en el presente caso las palabras amenazadoras han sido proferidas en un clima donde no han de ser consideradas corno el anuncio de un mal serio y real, sino más bien como un insulto más de los que profirió la acusada contra la denunciante. Lo que quiere decir que no se ha menoscabado el bien jurídico que tutela la norma penal: la libertad de la persona y el derecho que todos tienen al sosiego y a la tranquilidad personal en el desarrollo normal y ordenado de su vida.

De la referida falta de injurias es responsable en concepto de autora la acusada y ha de ser condenada por tanto a una pena de diez días de multa, con una cuota diaria de 6 euros, con una responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas impagadas, y además abonar las costas de esta instancia.

F A L L O

Absuelvo a     Mónica de la falta de amenazas que se     le   imputa por el     Ministerio    Fiscal   y    la   acusación particular,   y la   condeno como     autora   de una   falta    de   injurias, ya   definida,     a    la   pena     de   diez     días     de multa,   con una cuota    diaria   de tres euros, y con una responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas impagadas.  Además, deberá abonar las costas de esta instancia. Esta sentencia es recurrible en apelación ante la Audiencia Provincial de, Madrid, recurso que habría de presentarse en la Secretaría de este Juzgado en el término de cinco días.

Así por esta mi sentencia, lo pronuncio, mando y firmo.

Puede hacer la consulta escribiendo su comentario más abajo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s