El Tribunal Supremo ya solicitó dotación de libros

La petición del Tribunal  Supremo fue estudiada por la Comisión Permanente del CGPJ, de la que     se abstuvo de presidir Francisco Hernando, siendo sustituido por el     vicepresidente, Fernando Salinas. Los cinco integrantes de la citada     comisión –Juan Carlos Campos, Luis Aguiar, Carlos Ríos y Enrique López, además del vicepresidente– aprobaron por unanimidad la solicitud realizada   y conceder 12.000 euros para comprar fondos bibliográficos necesarios para el Supremo.

  Asignación rebasada en dos meses.

Esta cantidad se concede con cargo a la partida que anualmente asigna el  Consejo General del Poder Judicial para ese concepto, asignación que se hace efectiva en septiembre     pero que, dada las grave situación por la que atravesaba el Supremo, se ha decidido adelantar parcialmente su entrega. En el escrito del presidente del Tribunal Supremo se destaca la importancia de que la biblioteca de este órgano  jurisdiccional cuente con un importante fondo bibliográfico, ya que es     desde donde se proporciona habitualmente los códigos, libros y revistas jurídicas especializadas que son requeridas para que los magistrados y miembros del Gabinete Técnico puedan ejercer sus respectivas funciones.
El elevado número de usuarios habituales de esos fondos bibliográficos exige una «dotación presupuestaria amplia», lo que es compatible con «un mínimo margen de desviación». En este sentido, y según pone de relieve Hernando en su escrito, el gasto total por suscripciones, libros y revistas en 2004 ascendió para todos los Órganos Centrales de la     Administración de Justicia a 216.732 euros. La asignación de esta partida presupuestaria a esos órganos centrales determina que la misma se tenga     que compartir con la Audiencia Nacional, Fiscalía General del Estado,  Instituto Nacional de Toxicología y Registro Civiles Centrales, «hecho que  no impediría la adecuada prestación del servicio en el Tribunal Supremo si     verdaderamente la cuantía asignada fuera suficiente para cubrir las necesidades de todos ellos».
Sin embargo, añade Hernando, eso     no ocurre, ya que la previsión presupuestaria para 2005 para esos Órganos Centrales en la citada materia es «notoriamente insuficiente, al haberse     efectuado una asignación de 50.000 euros». Esta cantidad ha sido rebasada «con creces en los dos primeros meses del año». En marzo ya se había     pagado por el citado concepto más de 85.000 euros.

Silencio de Justicia.

Ante esta grave situación, desde el Supremo se instó  al Ministerio de Justicia a la «urgente adopción de una solución, sin que día de hoy se haya recibido contestación al respecto», señala     Hernando en su escrito. Este silencio del Ministerio es lo que determinó que el presidente del Supremo solicitara al Consejo General del Poder un anticipo parcial de la cantidad que entrega anualmente, en septiembre, al  Tribunal Supremo para fondos bibliográficos en el Supremo que evitaran la inmediata pérdida de suscripciones a revistas.
Los presupuestos del Ministerio de Justicia derivaron recientemente en un fuerte enfrentamiento en el seno del CGPJ con la aprobación de un acuerdo, el pasado once de mayo, donde se criticaba que se no invirtiera en Justicia las cantidades que se necesitan realmente.