La pequeña delincuencia crece


La pequeña delincuencia se dispara un 7,32% entre enero y marzo

La pequeña delincuencia (hurtos, agresiones, sirlas o tirones) se ha disparado en lo que va de año en las grandes ciudades. Según las cifras, entre enero y abril, las denuncias por faltas conocidas por la Policía han experimentado un incremento del 7,32 %. Las cifras indican que este tipo de delincuencia muestra un aumento sostenido en los tres meses con un 2,49% (enero), 5,79% (febrero), y un 9% (marzo).

Este último mes ha supuesto una bomba para la estadística. Los delitos también se han incrementado, en este caso un 4,10% cuando en enero (-7,71%), febrero (-5.71%) y marzo (0) las cifras fueron negativas. Con todo, la media del año, en cuanto a delitos se refiere en territorio controlado por el Cuerpo Nacional de Policía (ciudades de más 50.000 habitantes) sigue en cifras negativo. Ha bajado un 2,32%. Sin embargo el incremento sustancial que han experimentado las faltas ha elevado los índices de delincuencia (en ellos se mide delitos más faltas) a un 2,80% en los primeros cuatro meses del año.

Fuentes policiales opinan que la subida de abril «es una fluctuación temporal, que suele ser constante y normal en las estadísticas anuales». De hecho, explican que las cifras negativas de ese mes se acumulan en los primeros 20 días, «ya que en los diez últimos los índices son negativos». Estas mismas fuentes consideran, con todo, que la subida global del 2,8% en los primeros cuatro meses «no es un dato ni mucho menos malo. Se trata de una ligera subida que se corregirá a lo largo del año, ya que aún quedan ocho meses». Este incremento inesperado de delitos y faltas en el mes de abril, ha puesto en alerta a los responsables policiales. Según ha sabido este diario, hace dos semanas el subdirector general operativo, Miguel Ángel Fernández Chico, reunió a una docena de jefes superiores de otras tantas provincias para analizar las causas que han motivado esta súbita subida de la pequeña delincuencia.

En este encuentro, el máximo responsable policial del cuerpo hizo un llamamiento a los jefes provinciales para no bajar la guardia en la lucha contra el pequeño delincuente, cuya acción es la que crea una mayor alarma social al afectar de una manera indiscriminada a una mayor parte de la población. Entre los sindicatos, la Unión Federal de Policía achacó esta subida en los índices delincuenciales al cambio en el control de la estadística provocado por el cambio de estructura en la Policía, al eliminar el modelo de Policía 2000 aplicado por el anterior Gobierno.