Al final, lo único que vale, como siempre, lo que se dice ante el juez

Como siempre, después de días y días de innumerables especulaciones, lo que cuenta es lo que se declare en sede judicial.

El caso Bárcenas, que no es más que la continuación de la malñ cerrada instrucción del caso Gurtel, sigue lleno de sombras, a saber; todo el mundo piensa que el filtrador de los documentos que publicó el diario el País, es el propoio Bárcenas, sin embargo éste niega no sólo el haber sido él sino también niega la autenticidad de dichos documentos, lo que despista bastante.

Además reconoce que en la “amnistía” fiscal establecida por el gobierno con el fin de conseguir algo de liquidez, “legalizó” 11 millones de euros.

El juez tiene un trabajo, importante por delatente.

De momento el exmagistrado Baltasar Garzón ya se ha apresurado en salir en  la televisión con una especie de “ya os lo decía yo” y justifica la orden que dio (inconstitucional)  de realizar escuchas a los abogados, lo hizo porque tenían constancia de que estos (los abogados) estaban evadiendo dinero fruto de la trama delictiva.

Oues también lo podría haber dicho durante su proceso, aunque por suspuesto, esto no justificaría ni convertiría en legal su decisión.