El primer día ha sido un auténtico caos, claro que la función de la medida yo creo que se ha cumplido pues el enrarecimiento que se ha vivido hoy en los juzgados era digno de observar. 

Cinco abogados a la puerta del juzgado y todos creíamos algo acerca de cuando entrarían en vigor las tasas y como habría que satisfacerlas.

En mi humilde opinión es es un día histórico en España, es aquél día en el que tras una tradición de siglos en los que se defendía la Ley y la Justicia, hemos pasado directamente a sin disimulos, ponerla de rodillas ante los políticos y los intereses económicos.

Por si hubiera alguna duda al respecto  ha aparecido el ministro de asuntos exteriores (creo) diciendo que es que los “grandes operadores” económicos habían hecho saber  a los gobernantes españoles que una de las causas que impedían que sus intereses se fijara en España era la lentitud de la Justicia. A lo que hemos respondido, vetando el acceso a la justicia a los ciudadanos medios para que las grandes empresas puedan acercarse a los juzgados y que resuelvan sus asuntos sin tener que esperar demasiado, lo curioso es que la mayoría de estos asuntos, serán contra los ciudadanos que no pueden acceder a la Justicia.