AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA Nº 6 DE LOS DE MADRID 

            DON PROCURADOR, de los Tribunales y de DOÑA LUISA representación que acredito con la copia de escritura de poder que, bastante a mi favor acompaño unida como documento nº 1, ante el Juzgado comparezco y como mejor proceda en Derecho, DIGO: 

            Que mediante el presente escrito, en la representación que ostento, me persono en los autos de procedimiento ordinario 0/20012, sobre demanda de división de cosa común, en los que mi patrocinada ha sido emplazada por la representación de Doña CARMEN.

            En relación con dicha demanda, interpuesta en contra de mi patrocinada, vengo en la representación que ostento a ALLANARME A LAS PRETENSIONES DE LA PARTE ACTORA ANTES DE CONTESTAR LA DEMANDA DEDUCIDA, de manera que esta representación no se opone a las peticiones que integran el suplico de la demanda, que son, por este orden: 

–          Que se declare la procedencia de la extinción de la copropiedad, sobre la vivienda de la calle Alcalá de Madrid, debiendo procederse a su venta en pública subasta con admisión de licitadores extraños y reparto del precio que se obtenga entre los comuneros en proporción a sus respectivas participaciones indivisas, es decir, por partes iguales. 

–          Que se condene a la demandada a estar y pasar por la anterior declaración y a ejecutarla, haciendo cuanto sea preciso para ello hasta que se consume la venta. 

Es patente, no obstante lo dicho, que mi patrocinada está de acuerdo con estar y pasar por la declaración de la extinción de la copropiedad, pero en ningún caso podrá ejecutarla, toda vez que no es el actor en el procedimiento, por lo que seguirá la ejecución hasta la venta del bien en pública subasta. 

            En lo que toca a la pretensión deducida en la demanda en tercer lugar, la condena en costas de mi representada, deviene carente de contenido, puesto que, si se acogen, como así lo solicitamos, las pretensiones de la actora, esta representación estará a lo que resulte del pronunciamiento judicial, en el que no cabe condena en costas, por imperativo de lo dispuesto en el artículo 395.1 de la LEC.

             Las razones que conducen al allanamiento de mi patrocinada sin contestar a la demanda son las siguientes:

 PRIMERA.- Son ciertos los tres primeros hechos de la demanda, respecto de los cuales, tan solo diremos que la propuesta de división de la vivienda en cuatro partes, se propuso por mi representada, aun sabiendo que ello no era posible jurídicamente, como una posible solución a la utilización simultánea de la vivienda por los cuatro comuneros. 

            Es obvio, no obstante los deseos de mi representada, que la propuesta nunca se hizo para impedir la venta del inmueble. 

SEGUNDA.- En el hecho cuarto de la demanda, se dice que mi patrocinada no ha cambiado de postura, después de diez meses, por lo que se hace imprescindible la interposición de la demanda de cosa común. 

            La realidad es que mi patrocinada nunca recibió una propuesta de venta del inmueble, sea porque no se haya intentado, sea porque no se haya conseguido. En consecuencia, si los comuneros no son capaces de vender la vivienda, o de adquirir cualquiera de ellos las participaciones de los demás, sólo resta la división que se pretende en la demanda y la venta de la vivienda en pública subasta, a menos que, durante la sustanciación del litigio, los condóminos sean capaces de llegar a un acuerdo, ya sea para vender la vivienda a un tercero, ya sea para adjudicársela, cualquiera de ellos, pagando a los demás.                             

             En cuanto a los FUDAMENTOS DE DERECHO que se exponen en la demanda, nada tenemos que oponer, en cuanto consideramos de aplicación, los adjetivos y los sustantivos, excepto el referido a las costas, señalado con el número IX, ya que en esta materia es de aplicación el artículo 395.1 de la LEC. 

            Por nuestra parte, dejamos señalado que mi patrocinada actúa representada por Procurador habilitado con poder bastante y dirigida por el Letrado del ICAM Don José Martín

             En su virtud,

 SUPLICO AL JUZGADO, que teniendo por presentado este escrito con su copia y el documento que se acompaña, se sirva admitirlo y, en mérito a lo expuesto, tenga a esta representación por allanada, sin contestar a la demanda, a los pedimentos contenidos en el suplico de la misma, excepción hecha de la petición de condena en costas, ya que no procede su imposición por aplicación de lo dispuesto en el artículo 395.1 de la Ley Ritual. 

OTROSI DIGO, que, siendo general el poder para pleitos que se acompaña y necesitándolo para otros usos, procede y 

SUPLICO AL JUZGADO, se sirva proceder a su desglose y devolución al compareciente, previa la oportuna nota o testimonio en autos. 

            Todo ello por ser de justicia que pido en Madrid a uno de junio de dos mil doce