Oposición a ejecución de tasación de costas

AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA Nº 6
 DON Procurador de los Tribunales y de Don José Ángel , representación que tengo acreditada en autos de ejecución de títulos judiciales 4/2010 ante el Juzgado comparezco y como mejor proceda en Derecho, DIGO:
 Que mediante el presente escrito, cumplimento traslado, conferido por providencia de 4-1-2010, notificada en día 2, para formular alegaciones a la oposición formulada de contrario, conforme a lo previsto en el artículo 559 de la LEC.
 Este precepto de la Ley Ritual permite subsanar los defectos, en que pudiera haber incurrido el despacho de ejecución, bien mediante la subsanación por el ejecutante, bien, como es lógico, de oficio por parte del Juzgado al que me honro en dirigirme.
 Así ocurre en el caso que nos ocupa, en el que, solicitada la ejecución de una tasación de costas aprobada y firme por no haber sido impugnada, se hizo referencia en la demanda ejecutiva, a la sentencia de la que dimana la tasación de costas, que contenía un pronunciamiento de condena en costas, que también había devenido firme.
 En efecto, solicitada la ejecución de la tasación de costas firme, el Juzgado dictó auto de fecha 1 de Marzo de 2009 aprobándola, y despachó ejecución por auto de 2 de Abril de 2009, una vez transcurrido el plazo previsto en el artículo 548 de la LEC para el despacho de ejecución, toda vez que el auto fue notificado al ejecutado, como él mismo reconoce, el día 2 de Marzo de 2009.
 Por lo tanto, el defecto en que podía haber incurrido la ejecución de la tasación de costas firme, al citar la sentencia de condena en costas también firme, ha sido subsanado por el propio Juzgado, al despachar la ejecución en su auto de 2 de Abril de 2007, dictado un mes y cinco días después de la notificación al ejecutado del auto por el que se aprobó una tasación de costas, firme desde hacía mucho tiempo, pues había sido practicada en 1 de Diciembre de 2006 y notificada a las partes en 31 de Diciembre de 2006.
 De otro lado, el ejecutado hoy opositor lo sabía, ya que, con fecha 2 de Abril de 2007 pagó las costas, por cierto sin consignación judicial sino pagando directamente al ejecutante. Dicha fecha es la misma en la que el Juzgado despachó la ejecución, cuando, desde el día 1 de Enero de 2007, fecha del vencimiento del plazo para impugnar la tasación de costas, sabía que tenía obligación de pagarla, pues había devenido firme.
 No parece, por todo lo anterior, procedente que se solicite la nulidad de una ejecución, con apoyo en un error en la solicitud, cuando éste ha sido debidamente subsanado por el propio Juzgado, que despachó la ejecución, expresando el auto objeto de la misma y después de transcurrido el plazo a que se refiere el artículo 548 de la Ley Ritual, entre otras cosas, porque el propio solicitante de la nulidad procede a hacer frente a un despacho de ejecución (pagando la tasación de costas), que el mismo considera nulo, y lo hace cuando ve que no tiene más remedio, pues desde 1 de Enero de 2007 sabía que tenía que pagar las costas.
 En su virtud,
 SUPLICO AL JUZGADO, que teniendo por presentado este escrito con su copia se sirva admitirlo y, teniendo por cumplimentado el traslado conferido, tenga por hechas las alegaciones a las que se refiere el artículo 559 de la LEC, y en mérito a lo expuesto dicte resolución por la que se desestime la oposición formulada.
 Por ser de justicia que pido en Madrid a treinta de diciembre de dos mil diez.