LA TRAMITACIÓN DEL RECURSO DE APELACIÓN 

¿Cómo es el recurso de apelación?

I.-       Una vez dictada la sentencia por el Juzgado de Primera Instancia, las dos partes tienen derecho a apelar, si no están conformes con la decisión del Juzgado.

             En el recurso de apelación, se puede revisar todo lo que se ha hecho en primera instancia, pero no se pueden añadir hechos nuevos.

II.-    Dictada la sentencia, se notifica a las dos partes.

 III.-   La parte que se proponga apelar contra la sentencia, tiene que anunciarlo, es decir, tiene que anunciar su intención de recurrir en apelación, en un plazo de cinco días contados a partir de la fecha de la notificación. Si se deja transcurrir este plazo, se pierde el derecho a apelar contra la sentencia.

IV.- El anuncio se hace ante el Juzgado que dictó la sentencia, por escrito, indicando someramente los motivos de la apelación, o sea, aquellas partes de la sentencia con las que no se esté de acuerdo, que pueden ser todas o una sola.

V.-    A la vista del anuncio, es decir de la intención de una de las partes de apelar la sentencia, el Juzgado admite el recurso de apelación.

Lo hace por una providencia, cuyo plazo no se puede determinar, pero entiendo que no será muy largo y que, por lo mismo, que se dicte en torno a los primeros días del mes de Diciembre.

VI.-     Al admitir el recurso de apelación, el Juzgado traslada a la parte que había anunciado la apelación, su decisión de admitir el recurso, ordenando que formalice por escrito el recurso, en un plazo de veinte días hábiles.

Formalizar el recurso, significa desarrollar por escrito y con la extensión que se precise, los motivos para apelar que se habían anunciado antes.

Si se deja pasar este plazo, sin formalizar el recurso, se pierde el derecho a la apelación y la sentencia queda firme.

VII.-   El escrito, formalizando el recurso, se presenta dentro de los veinte días ante el Juzgado, firmado por el Procurador y el Abogado de la parte que apela.

En este escrito, es posible proponer una prueba, para la Segunda Instancia, siempre que se haya solicitado en la Primera Instancia, no se haya podido practicar y entienda el Tribunal que es necesaria para la solución del pleito.

Es difícil que el Tribunal conceda la práctica de una prueba en la Segunda Instancia, pero nosotros lo intentaremos, proponiendo el testimonio del Sr. que intentamos que declarara y que por dos veces fue citado, y ninguna de las dos compareció.

VIII .-  El Juzgado, a la vista del escrito formalizando el recurso, da traslado a la otra parte del pleito, para que en un plazo de diez días, pueda impugnar el recurso, es decir solicitar que no sea estimado, o adherirse al recurso, es decir, recurrir también contra aquellos puntos de la sentencia con los que no esté de acuerdo.

     En la práctica, esto suele ocurrir, pero no en condenas dinerarias como la nuestra, ya que si se gana el pleito y te conceden lo que pides (caso de los arquitectos), lo único que cabe hacer es impugnar el recurso y solicitar que la sentencia sea confirmada.

I X.-           Una vez recibido el escrito, impugnando el recurso, el Juzgado eleva los Autos, es decir, todo lo hecho en la Primera Instancia y los escritos de recurso y de impugnación, a la Audiencia Provincial de Madrid, que es el Tribunal que tiene que resolver el recurso.

             A la vez que manda todo a la Audiencia Provincial, el Juzgado dice a las partes que tienen que comparecer ante la Audiencia Provincial.

      Esto significa que el Procurador de cada parte tiene que presentar un escrito, personándose en la Audiencia en representación de su parte, a fin de seguir el recurso de apelación.

     Para personarse ante la Audiencia, cada parte cuenta con un plazo de veinte días.

X.-     La Audiencia, una vez recibidos los autos y personadas las partes, designa la Sección que va a resolver el recurso. Esta Sección está compuesta por tres Magistrados, uno de los cuales es designado Ponente.

XI.-   La Audiencia se pronuncia, si ha habido petición de prueba ( ver la prueba en el recurso de apelación) para la Segunda Instancia, sobre la práctica de la misma. Ya he dicho que es difícil que lo concedan, pero si lo hacen, señalan un día para la práctica de la prueba ante el Tribunal de los tres Magistrados.

            Si no admiten la prueba, señalan un día para la votación y el fallo y después de este día, dictan la sentencia que pone fin al recurso, y en nuestro caso al litigio, ya que ésta es la última instancia.

            La Audiencia Provincial de Madrid está tardando una media, en torno a los nueve o diez meses en la resolución de este tipo de recursos.