Recurso de reforma y subsidiario de apelación

DUD JUCIO RÁPIDO 203120/2012

AL JUZGADO DE VIOLENCIA SOBRE LA MUJER nº X

PARA ANTE LA AUDIENCIA PROVINCIAL

DON _ _ _ _ _, Letrado perteneciente al Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, con n° de colegiado nº 33 333,  en nombre y representación por designación del turno de oficio de DOÑA Sara, según queda acreditado en las diligencias arriba indicadas, ante el mismo Juzgado comparezco, y como mejor proceda en derecho, DIGO:

Que por medio del presente escrito formalizo RECURSO DE REFORMA Y SUBSIDIARIO DE APELACiÓN contra Auto dictado por el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer n° X de Madrid en fecha 2 de agosto de 2012 en las refreídas diligencias urgentes, notificada a esta parte el mismo día en la que se sobreseían las actuaciones y se procedía a su archivo, y ello con base a los siguientes:

MOTIVOS

Único. Existencia en los hechos denunciados dolo penal: la acción tipificada en el vigente Código Penal. El Auto recurrido fundamenta el sobreseimiento de la causa en que no hay indicios suficientes que sean constitutivos de infracción criminal. Hecho que consideramos cuanto menos incierto,  pues la denuncia versa sobre el acoso al que ha sido sometida Doña Sara por parte del denunciado Don Jose y que tiene su situación más violenta, que no la única, el día de su detención el pasado día 21/ cuando, como a pesar de empezar contando Don José, una historia en la que quiso hacer ver que el encuentro era casual, posteriormente él mismo reconoció que sabía que tanto Sara como su actual pareja se iban a ver en Avenida de América y por ello acudió a su busca. Esta situación de acoso pudiera ser un hecho más de los que Sara relata en su denuncia y su declaración, pero es más grave que Jose  antes de la agresión, publicar en una red social de internet que estaba “a la espera del marrano”, que al ser éste una persona cazadora viene a significar que se iba de “caza” estando actualmente fuera de temporada. Para acudir a la “caza” se puso unas vendas en las manos, fue en busca de la pareja, y sin mediar palabras comenzó a agredir a Don Agredido.  A este chico, Don José, no le conocía de nada, simplemente el motivo de agredir al mismo es la forma en que el denunciado satisfacía su ira ante la negativa y pasividad de Doña Sara  de reiniciar la relación con él.

Esta agresión es parte del delito que ha cometido el denunciado, que si bien solo llegó a agredir a Don Agredido, su intención era la de agredir a ambas personas, y si no es por la intervención del policía vestido de paisano que se encontraba por casualidad allí, con total seguridad hubiera agredido a Sara. Esta apreciación no es arbitraria, sino que se recoge en el propio atestado ante las manifestaciones realizadas por el denunciado en su detención, quien manifiesta al agente que su única intención era pegarles, así como que se ha puesto las vendas para no hacerse daño en las manos … “, es obvio que si su intención hubiese sido la de robar estaríamos ante un delito más grave, pero la agresión directa a una persona, o la intención de agredir a otra es un delito, y todos ellos tipificados en nuestro código penal. Es increíble que Don Jose quiera desvirtuar la manifestación del agente de policía secreta, que “salvo a mi representada, diciendo que ese policía le tenía manía y le trato mal. Dicho esto, queda acreditado que nos encontramos ante un chico agresivo en sus acciones, y que el simple día de su detención resulta por si sólo un posible delito contra Doña Sara, que si bien es cierto que no causó lesiones a Sara, sí que tuvo intención de hacerlo a la vista de las pruebas del atestado.

Pero, además y este es el riesgo al que queremos poner fin, existe una acción acosadora continuada por parte de Don José hacía Doña Sara, pues debemos entender el motivo por el que éste chico agredió al actual novio de Sara para comprender el acoso y persecución al que ha sido sometida Sara en los últimos meses, pues en el atestado se han dicho aquellos hechos más destacado de su acoso, pero los mismos eran constantes por parte de Don José.

En primer lugar la casualidad que pretendía hacer ver Don José respecto al encuentro en Avenida de América, que luego el mismo negó, es similar a los encuentros casuales que pretende hacer creíbles ante el juzgado de instrucción, pues sería más creíble el encuentro casual del avenida de América, por ser la misma ciudad de los dos, y ser un centro de transporte con múltiples conexiones, etc. que la causalidad de que Don Jose viajara en las mismas fechas y a las mismas ciudades que Sara, pues viajó a China y Méjico  los mismos días que mi defendida, y reconoció que a China viajo él sólo, mandándole un sms a mi defendida para preguntar dónde estaba, y que ella contestó simplemente ante la inverosimilitud de que pudiera presentarse en la discoteca pues consideraba que se encontraría a miles de kilómetros, puede que Sara no debiera haber contestado el sms,  que posiblemente al ser una adolescente, que nunca se ha visto en una situación similar pues como ella dijo, siempre intento que él la dejara en paz de manera educada, pero Sara nunca le dijo donde iba a pasar las vacaciones y fue quien constantemente se informaba en el entorno de mi representada de todos los viajes que hacía y con quien salía.

Para mayor abundamiento, otro hecho agresivo que se produjo, fue como Don José se presentó en casa de Sara y sin autorización se metió en la casa para hablar con sara, perdiendo el control hasta darse golpes en la pared, como el reconoció en su declaración, y que debido a esa agresividad fue el padre de Sara quien le tuvo que echar de la vivienda.

Tal y como se deduce de la denuncia, Don Jose se obsesionó con su exnovia, y debido a su carácter agresivo a llegado a causar lesiones terceros concretamente al actual novio de Sara (que como ya referí es una consecuencia expresa de la persecución y celos), pero el acoso y persecución por parte de Don Jose es innegable, tanto por lo ocurrido en A venida de América, por lo ocurrido en China, por lo ocurrido en Méjico, por lo ocurrido en el domicilio de Sara y por múltiples hechos y datos que corroboran dicha locura pasional como pudiera ser las publicaciones de la red social.

Esta parte no llega a comprender que este Juzgado al que me dirijo haya valorado como licitas dichas frases y hechos, y el contenido doloso de las mismas, pues los hechos denunciados encajan perfectamente en la definición del tipo delictivo de violencia de género, con independencia que la agresión a Don Agredido lo sea también.

Por todo lo expuesto consideramos que los hechos que son denunciados y que se probarán en el juicio correspondiente son constitutivos de infracción criminal, que dichas acciones han sido realizadas ante diferentes testigos, agente de policía, padre de Sara, entorno de ambos, etc por lo que las mismas serian constitutivas de un posible delito del artículo 153 del vigente Código Penal.

Por todo lo expuesto

SUPLICO AL JUZGADO: que tenga por presentado este escrito en el plazo previsto por la ley con sus copias respectivas, se sirva admitirlo y en virtud tenga por interpuesto en tiempo y forma RECURSO DE REFORMA Y SUBSIDIARIO DE APELACION contra EL Auto de fecha  de agosto de 2012, Y se interesa se revoque el mismo dictando uno en el que se continúe la tramitación citándose si fuese necesario a los testigos que presenciaron los hechos y que se recogen en el atestado.

SUPLICO A LA SALA: Que dando lugar al recurso, revoque el auto de fecha  de agosto de 2012 dicte uno continuándose la tramitación citándose si fuese necesario a los testigos que presenciaron los hechos y que se recogen en el atestado.