DEMANDA EN PROCEDIMIENTO HIPOTECARIO

AL JUZGADO DE  PRIMERA INSTANCIA

DE COLLADO VILLALBA

         Doña Procuradora de los Tribunales, y de la compañía mercantil MI CLIENTE S.A., en adelante MI CLIENTE representación que acredito mediante escritura de poder otorgada a mi favor, la que debidamente bastanteada y aceptada en forma acompaño como documento nº 1, ante el Juzgado comparezco y como mejor en Derecho proceda, DIGO:

Que mediante el presente escrito y en la representación que ostento, ejercitando la acción hipotecaria que asiste a mi mandante al amparo de lo dispuesto en los artículos 129 y siguientes de la Ley Hipotecaria y 681 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil, por medio del presente escrito formulo demanda ejecutiva de procedimiento para exigir el pago de deudas garantizadas por hipoteca, en reclamación de la cantidad de 300.000,00 euros de principal(TRESCIENTOS MIL EUROS), más la cantidad de 1000.000 euros, que sin perjuicio de posterior liquidación se calculan provisionalmente en concepto de intereses de demora, gastos y costas, respecto de las fincas que más adelante se describirán, frente a las sociedades ACREEDORA I S.L. y ACREEDORA II S.L.U., sociedades deudora e hipotecante de dichas fincas respectivamente, con domicilios a efectos de requerimientos y notificaciones en nº Calle Real 0 y Honorio Lozano 0 de Collado Villalba, respectivamente. Fundamentamos la presente demanda en los siguientes:

HECHOS

         PRIMERO.- Con fecha 10 de Mayo de 2005 y mediante escritura pública autorizada por el Notario de Madrid D. Notario con el número 600 de su protocolo, la compañía mercantil MI CLIENTE concedió a ACREEDOR I S.L., un préstamo como ayuda financiera, con garantía hipotecaria por importe de 500.000.- euros.

Dicho préstamo se otorga mediante contrato de la misma fecha que las partes elevan a escritura pública y lo incorporan al instrumento público como consecuencia de la constitución de la hipoteca inmobiliaria.

Conviene dejar sentado desde el principio la operativa de este préstamo.

MI CLIENTE  es una sociedad que tiene por objeto la posibilidad de establecer contactos con la vida extraterrestre. La sociedad ACREEDOR I S.L. explota una serie de establecimientos de ocio para marcianos donde vende, entre otras cosas, la posibilidad de comunicación. Como consecuencia de todo ello, y necesitando la sociedad ACREEDORA II S.L. financiación, solicitó y obtuvo de MI CLIENTE la entrega de 500.000.- euros en concepto de préstamo para la compraventa de servicios para extraterrestres, y como contraprestación al percibo de la misma, ACREEDORA I S.L. se compromete expresamente a vender en los establecimientos que explota, todos los que  MI CLIENTE comercializa de forma continuada, obligándose también a adquirir de MI CLIENTE LOS SERVICIOS.

La amortización del préstamo se obtiene por el consumo, dato éste importantísimo dada la operativa de este tipo de préstamos, ya que MI CLIENTE  aplica a ACREEDOR I S.L. una serie de bonificaciones. Dicho de otro modo, el préstamo económico no se reintegra devolviendo dinero, SINO SERVICIOS PARA SUS CLIENTES,y ese consumo genera bonificaciones, que son las que a su vez amortizan el préstamo, porque en vez de pagarse en metálico se van descontando del débito hasta que el préstamo haya sido pagado, satisfecho y devuelto en su totalidad.

En definitiva, el fabricante presta dinero al dueño de una serie de establecimientos y éste como contraprestación se obliga a consumir preferentemente los servicios de ese fabricante, devolviendo el importe del préstamo como consecuencia del consumo, ya que este, el consumo, está bonificado, y dichas bonificaciones no se pagan en metálico, sino que se descuentan del importe del préstamo hasta su completa amortización.

El préstamo está garantizado por la sociedad ACREEDOR II S.L.U. mediante la constitución de una hipoteca a favor de MI CLIENTE sobre las fincas que luego se dirán.

SEGUNDO.- De entre los pactos contenidos en dicho contrato, interesa destacar los siguientes:

– La prestataria reconoce haber recibido el principal del préstamo (Exponendo II).

– Se señaló como plazo el de 48 meses (Cláusula Primera).

– Se estableció en el Exponendo II, así como en la Estipulación Cuarta del contrato de préstamo incorporado a la escritura, que la amortización del préstamo se realizaría anualmente con las bonificaciones obtenidas como consecuencia del consumo, hasta completar el total pago de la cantidad entregada por MI CLIENTE.

A su vez, esas bonificaciones con las que se satisface o amortiza el préstamo, se obtienen como consecuencia del consumo de SERVICIOS de la marca MI CLIENTE.

– No obstante la duración pactada, se convino que MI CLIENTE podría dar por vencido el contrato, y en especial el préstamo y todos sus intereses anticipadamente, así como exigir el pago de todo ello si ACREEDOR I  S.L. cesara en el negocio o actividad en todo o en parte, o de cualquiera de sus establecimientos, dejando de ese modo de consumir los servicios de la marca MI CLIENTE (Cláusula Undécima del contrato).

Dicha posibilidad es absolutamente lógica y hasta necesaria, toda vez que no se trata de un préstamo que se amortice con pago de cuotas, sino que se otorga para compraventa de servicios y se amortiza con compra de cerveza, con consumo, ya que es ese consumo el que genera las bonificaciones que permiten amortizar el préstamo.

– Se convino que en caso de incumplimiento de esta obligación de consumo, y sobre todo, en caso del cese total o parcial y de cualquiera de los establecimientos que explota ACREEDOR I S.L., MI CLIENTE practicaría liquidación de lo amortizado y requeriría fehacientemente en el domicilio que consta en la escritura pública de hipoteca y en el contrato de préstamo al deudor, para que devolviera lo no amortizado y demás cantidades en el plazo de quince días, y si en dicho plazo no se satisfacía, se convino que MI CLIENTE quedaba en libertad y legitimado para proceder a la ejecución de la hipoteca (Estipulación Tercera de la escritura de constitución de la hipoteca).

– Quedó fijado en la escritura, como domicilio a efectos de requerimientos y notificaciones, la calle Real 1 de Collado Villalba,

– La sociedad ACREEDOR II S.L.U. constituye a favor de MI CLIENTE y para asegurar el cumplimiento de las obligaciones contraídas con ésta en la escritura, respondiendo de la devolución del capital del préstamo y de sus correspondientes intereses, hipoteca sobre las siguientes fincas:

1.- “URBANA VIVIENDA

2.- “URBANA; LOCAL COMERCIAL

Acompañamos señalado con el número 2 de los documentos

escritura pública de 10 de mayo de 2005.

TERCERO. La sociedad ACREEDOR I S.L., está absolutamente inactiva y carece de toda actividad, habida cuenta que sus locales SE ENCUENTRAN PRECINTADOS CON PRECINTOS DE LA GUARDIA CIVIL, y por ello cerrados al público.

Es más, en dichos precintos se dice:

Precintado Guardia Civil, Eco Collado Villalba, Diligencias Previas 80/2008, Juzgado de Instrucción nº 1”.

Como consecuencia del precinto de los locales que explota ACREEDOR  S.L., la sociedad carece de actividad, lo que a su vez origina que no se produzca consumo de los servicios de  MI CLIENTE, y consecuentemente que no se generen bonificaciones con las que amortizar el préstamo.

Semejante circunstancia queda de manifiesto en las correspondientes actas notariales de presencia a que luego aludiremos.

Consecuentemente con lo anterior y con fecha20 de Enero de 2008, MI CLIENTE procedió a notificar a ACREEDOR S.L. y a ACREEDOR II S.L.U. la resolución del contrato por incumplimiento de la obligación de consumir, liquidando la parte no amortizada, ascendente a 300.000,.- euros (TRESCIENTOS MIL EUROS), y requiriéndole de pago, sin que en ningún momento haya satisfecho el importe de la deuda.

Acompañamos señalados con los números 3 de los documentos respectivamente, acta de presencia del notario, acta de presencia instada por MI CLIENTE y que se desarrolló en los locales que Acreedor I tenía en los centros comerciales descritos y a consecuencia de la cual el Señor notario de fe de que se encuentran cerrados al público y precintados por la Guardia Civil.

Y con el número 4 de los documentosacta de presencia del notario.

CUARTO.-Como queda dicho, en la estipulación tercera punto b) de la escritura de hipoteca, tanto la sociedad hipotecante como la sociedad deudora fijaron como domicilio a efectos de requerimientos, la calle Real 1. Pues bien, ya sea como consecuencia de la desaparición de ambas sociedades por las circunstancias que acabamos de ver, o por cualquier otra que escapa a conocimiento de esta parte, lo cierto es que ninguna de las dos sociedades está ya en ese domicilio.

Acompañamos señalado con el número 5 de los documentos la mencionada acta notarial.

A partir de ese momento, MI CLIENTE ha desplegado una actividad inusitada tendente a notificar a la sociedad deudora y a la sociedad hipotecante, la resolución y liquidación del contrato, y ello a pesar de que entendemos cumplida nuestra obligación, desde el momento en que se notifica en el domicilio designado en la escritura pública, si bien no puede hacerse por causas únicamente imputables a los propios notificados que han desaparecido del domicilio.

En efecto, del “peregrinar” de MI CLIENTE  tratando de notificar a los codemandados, dan buena cuenta los documentos siguientes:

Documento nº 6, burofax de 19 de Marzo de 2007 dirigido a ACREEDOR II S.L.U, a su domicilio social según consta en el Registro Mercantil. Según correos el destinatario marchó sin dejar señas. Unido a dicho documento, grapamos nota simple informativa del Registro Mercantil, acreditativa del domicilio.

Documento nº 7, exactamente lo mismo, sólo que respecto de la sociedad ACREEDOR I  S.L.. No pudo ser entregado. Se une nota simple del Registro Mercantil acreditativa del domicilio donde se remite el burofax.

Documento nº 10, burofax de fecha 13 de junio de 2008, dirigido por el despacho DE ABOGADOS, a Don administrador único de la sociedad hipotecante, a otro domicilio que se había localizado. Advertimos que en este caso Correos certifica que fue “avisado”.

Documento nº 11, burofax de fecha 30 de marzo de 2007, dirigido por el despacho de ABOGADOS, a Don, administrador único de la sociedad hipotecante, a otro domicilio que se había localizado. Advertimos que si fue expresamente entregado a Don empleado, según certifica Correos.

Documento n º12, burofax de fecha 13 de junio de 2008, dirigido por el despacho de ABOGADOS, a Don administrador único de la sociedad hipotecante, a otro domicilio que se había localizado. Estamos convencidos que este último burofax no quiso recogerse, porque Correos certifica que el destinatario fue “Avisado”.

QUINTO.- Consecuentemente con lo expuesto, esta parte no tiene más alternativa que solicitar el auxilio judicial.

A los anteriores hechos le son de aplicación los siguientes.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

         I.- CAPACIDAD.- Mi representada y las codemandadas tienen la capacidad necesaria para ser parte en este proceso conforme al artículo 6 y siguientes de la LEC, reuniendo los requisitos establecidos en el artículo 538.1 de dicha Ley para ser parte en el presente proceso de ejecución.

II.- REPRESENTACIÓN.- Esta parte ha justificado debidamente la representación procesal necesaria para comparecer en juicio conforme a los artículos 23, 31 y 539 de la LEC.

III.- COMPETENCIA.- Es competente el Juzgado al que me dirijo a tenor de lo dispuesto en el artículo 684 de la LEC por ser el correspondiente al lugar donde radica la finca hipotecada.

IV.- LEGITIMACIÓN.- Conforme a los artículos 1.876 del Código Civil y 104 de la Ley Hipotecaria, la hipoteca sujeta directa e inmediatamente los bienes sobre los que se impone, cualquiera que sea su poseedor, al cumplimiento de la obligación para cuya seguridad fue constituida. Mi representada está legitimada como titular del derecho de hipoteca.

V.- PROCEDIMIENTO.- El artículo 129 de la Ley Hipotecaria establece que la acción hipotecaria podrá ejercitarse directamente contra los bienes hipotecados sujetando su ejercicio a lo dispuesto en el Título IV del Libro III de la LEC, con las especialidades que se establecen en su capítulo V, artículos 681 y siguientes.

VI.- FONDO DEL ASUNTO.- En el presente escrito se enumeran los hechos y razones jurídicas determinantes de la certeza, subsistencia y exigibilidad del crédito.

Se ha cumplido lo prevenido en el artículo 685 de la LEC al haberse acompañado a la demanda el título y demás documentos con los requisitos exigidos por la Ley.

VII.- COSTAS.- Conforme a lo preceptuado en el artículo 583.2 de la LEC, para el proceso de ejecución, serán a cargo del deudor todas las costas causadas aunque pague en el acto del requerimiento.

Por todo lo expuesto,

SUPLICO AL JUZGADO, que teniendo por presentado este escrito y documentos adjuntos, se digne admitirlo y tenerme por comparecido y parte en la representación que acredito de MI CLIENTE S.A., acordando la tramitación de este procedimiento por los trámites del artículo 681 y siguientes de la LEC, contra las fincas hipotecadas descritas en la presente demanda, dictando auto por el que se despache ejecución, acordándose en el mismo:

1º.- Requerir de pago a los deudores – hipotecantes de las cantidades reclamadas, es decir, 300.000- euros, más 100.000.- provisionales para intereses y costas, por supuesto sin perjuicio de ulterior liquidación.

2º.- Reclamar del Registrador certificación en la que conste la titularidad del dominio y demás derechos reales de las fincas hipotecadas y en la que se exprese asimismo que la hipoteca a favor de mi mandante se encuentra subsistente y sin cancelar.

Y con cumplimiento de los demás trámites legales, decretar la subasta de las fincas hipotecadas para, con el precio obtenido del remate, hacer pago a mi representada de la cantidad de 300.000.- euros, más 100.000.-, euros provisionales, más los intereses que se vayan devengando más las costas y gastos que se ocasionen en la tramitación de este procedimiento y todo ello por ser así de justicia que  respetuosamente pido en Collado Villalba  a diez de septiembre de 2011.

         OTROSI DIGO, que de conformidad con cuanto al efecto establece el artículo 321 de la LEC, solicito plazo para subsanar cualquier defecto en que se hubiere podido incurrir, y

SUPLICO AL JUZGADO,tenga por hecha la manifestación anterior a los efectos interesados, por ser así de justicia que respetuosamente reitero. Fecha ut supra.