Los abogados del caso Holmes

A medida que el caso contra James Holmes, quien según la policía disparó y mató a 12 personas e hirió a decenas más en un cine de Colorado, avanza, sus dos abogados de oficio se enfrentan a una pregunta difícil: ¿deberían tratar de defenderle buscando su inocencia  o simplemente intentar minimizar la pena ?

Su trabajo más difícil es averiguar si Holmes es capaz de ayudar a su equipo de defensa o si él está loco y debe ser enviado a un hospital mental del Estado.

 Si nos preguntamos el  por qué un tipo como Holmes tiene derecho a este tipo de tratamiento, es necesario que se les recuerde que la Sexta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos de América, ratificada en 1791. La Sexta Enmienda estableció el derecho a la defensa de toda persona acusada de un delito: “En toda causa criminal, el acusado gozará del derecho a un juicio rápido y público, por un jurado imparcial del Estado y distrito donde el delito se haya cometido . “Además, la enmienda dice que toda persona acusada tendrá la” asistencia de un abogado para su defensa. ”

 Holmes, un ex estudiante de la neurociencia, que supuestamente planeó la matanza durante meses, acumulando municiones y las armas y colocando explosivos a su apartamento. Pero es posible que su mente resida  su propia versión de la realidad, al menos en los días en los que ha comparecido ante el Juzgado ha dado muestras de ello.

El  ex jefe adjunto del condado de Denver a realizado unas manifestaciones dirigidas al fiscal de distrito, en éste sentido, “Si usted no persigue la pena de muerte en este caso, usted está despreciando la ley.”