La reforma del divorcio en Argentina


El divorcio en Argentina va ha ser reformado, hacia un modelo que recuerda mucho al divorcio en la actualidad en España

El principio rector será la voluntad de las partes
El divorcio se podrá instar directamente, sin necesidad de la separación previa.
No se contemplan las culpas (voluntad de las partes)
Se puede iniciar por la petición de uno de los cónyuges sin el consentimiento del otro.
En el momento del matrimonio, los contrayentes podrán establecer el régimen económico-matrimonial que regirá la unión.
El cónyuge interesado en el divorcio, deberá aportar un principio de convenio regulador, en el que se establecen aspectos como a quién se deberá otorgar la guardia y custodia de los menores, si los hubiera, el régimen de alimentos, uso de la vivienda familiar, posible pensión compensatoria a favor del cónyuge que hubiera sufrido un desequilibrio patrimonial y laboral.
Lo que sorprende, es que (por las noticias que tenemos) no se establece un periodo mínimo de matrimonio para poder optar al divorcio.