La prescripción

Es algo a lo que cuando se enfrenta el abogado no puede por más que hacerlo con desconfianza, pues si bien los plazos están claros, los criterios para establecerlos son interpretados por nuestros tribunales de las formas más curiosas. La Audiencia Provincial de Madrid en su sección novena ha establecido en su fallo que estima el recurso presentado por la empresa Uralita, la cual fue condenada por negligencia en cuanto el escape al aire de fibras de amianto en una de sus fábricas, lo que provocó que varias personas resultaran con afecciones pulmonares. La sentencia de instancia fue ejecutada, por lo que lo afectados recibieron las indemnizaciones, por lo que ahora, la Audiencia Provincial que no ha entrado al fondo del asunto, sólo establece la prescripción del delito, exige a los indemnizados que devuelvan las cantidades percibidas. La cantidad se eleva a 3,9 millones de euros. Por lo visto los abogados que se hicieron cargo del asunto, preparan el recurso ante el Tribunal Supremo, basándose en que, como es costumbre, en las lesiones (algo muy visto en los accidentes de tráfico) que tardan en estabilizarse, la prescripción no entra en juego hasta que no se produce esto ( al no poder valorarse las secuelas correctamente). Aquellos que recibieron las indemnizaciones deben devolver las cantidades antes del 5 de septiembre.