Las costas en el procedimiento penal


Las costas en el procedimiento penal

La Ley de Enjuiciamiento Criminal establece la condena en costas cuando se hubiera actuado con temeridad en el procedimiento y especifica estas dos situaciones:
Que el querellante particular o el actor civil hubiera obrado con temeridad a lo que se refiere el artículo 240 de la mencionada Ley.
Por su parte el artículo 44 establece la condena en costas para aquellos casos en los que se hubiera impugnado la competencia del Juzgado y se tratara de una solicitud de inhibitoria temeraria.
La temeridad corresponderá apreciaría al Tribunal que este viendo el asunto.

Como sabemos por su parte la jurisdicción civil es la más clara y tajante a la hora de condenar en costas, pues con que no le sea reconocido a una parte ninguna de sus pretensiones será condenada en costas, pero además acude al criterio de la temeridad para establecer que aquella parte que actuara con temeridad será condenada a pagar a los abogados y procuradores de la otra parte aunque ni fuera preceptiva su intervención.