El último juicio rápido II


El último juicio rápido II

(…viene de un artículo anterior) Ante estos hechos lo primero que solicite fue que el forense del juzgado examinara al acusado haciendo especial hincapié al estudio de su capacidad mental y o transformo que pueda ” explicar” los hechos.
El médico ratifica lo que ya me había explicado el denunciado: que no, lo que ocurre es que si bien ellos muchas veces niegan, o por desconocimiento o por pudor o simplemente por su propia enfermedad, no reconocen su transformo mental, los médicos forenses enseguida lo descubren, si bien es verdad para a continuación, en el informe, negar que el mencionado transformo pueda influir en su capacidad volitiva o le impida saber acerca de la ilegalidad de la acción que han cometido.
Por lo que nos encontramos ante un varón de 52 que agrede a sus ancianos y totalmente desvalidos padres.

¿Que hay contra el acusado? Las descripciones  de la madre que aunque repite que no quiere denunciar relata, no una agresión sino una penosa relacción de agresiones en los últimos años.

Comenzamos con lo que se conoce como la vista para que se pronuncie el juez acerca de la orden de protección de las víctimas o de alejamiento, que se ditan con urgencia en tanto se celebra el juicio y en sentencia puede imponerse como pena.  Los padres no denuncian, la Policía , a pesar de oir el relato tampoco, pero trasladan la “noticia críminis ” en donde el Ministerio Fiscal si ejerce la acusación.

Aqí me gustaría hacer un inciso: se produjo un pequeño error por parte del Ministerio Fiscal en el momento de soicitar la orden de alejamiento a la que y me debía oponer, y es que solicitó que el denunciado no pudiera hacercarse a menos de 300 metros de  los “denunciantes”, ante esto (las víctimas no eran los denunciantes) me cabía adoptar una actitud de “listillo” como suelen hacer los jueces, y adherirme a lo solicitado por el Fiscal, lo que nadie comprendería en principio, pero que más tarde podría yo hacer intentar valer que la orden del alejamiento sería respecto del Fiscal. Pero no, cuando se me dio la palabra pedí que se diera la oportunidad de corregir el escrito presentado por el ministerio fiscal en la orden de alejamiento. Y así fué y fué concedida por el Juez y se señaló para el Juicio Rápiod el día siguiente  , que era fiesta, a las 9:00 de la mañana.