La Justicia y “lo” gratis


Los abogados y “lo” gratis del Estado.

La Semana pasada, me tocó asistir en un pueblo de los alrededores de Madrid a un hombre, joven, bien trajeado, que había tenido un “problemilla” que terminó en un juicio. Sabedor del Derecho a la justicia gratuita, solicitó abogado de oficio al Colegio de abogados de Madrid. Era un juicio de faltas. Cuando llegué, me extraño sobremanera que tuviera que asistir por el turno de oficio en un juicio de faltas, pues en este tipo de procedimientos el letrado no es preceptivo, por lo que no se concede el beneficio e la Justicia Gratuita, pero bueno, no me preocupó demasiado, al fin y al cabo el estar inscrito en el Turno de Oficio conlleva una carga vocacional que debe pesar sobre todo lo demás. Así que preparé el juicio con ésta persona, sabiendo que no me compensarán ni el transporte. Cuando ya estaba todo preparado, saqué del maletín los formularios que nos proporciona el Colegio de Abogados, para que justifiquemos las actuaciones, fue cuando le solicité al cliente la firma y me dijo que el no firmaba nada, que no tenía por qué “comprometerse a nada”, por más que le expliqué el porqué de los formularios, nada. Insistía que los “abogados son gratis” y que él no tiene porqué firmar nada. Todo el tono de respeto que hasta ese momento me había tenido (que ahora no sé si era respeto o condescendencia pues yo tenía que acudir corriendo donde estuviera él para ayudarle de forma gratuita a cambio de nada) lo perdió y pasó a ser soberbio, soberbio en su ignorancia pues proclamaba derechos como inventados por un niño de 6 años. Lo que quedó meridianamente claro, si lo de aquél hombre no fue una actuación (cosa que tampoco descarto), es que no se conoce el cómo funcionan estos servicios de la Justicia gratuita, el turno de oficio y demás, que alguna manera barata habría que pensar de hacer llegar a los ciudadanos algo de información al respecto, que son al fin y al cabo, sobre todo los que no disfrutan de ello, los que lo financian con sus impuestos.