La dación en pago y la última reforma

Las normas introducidas en el Real Decreto Ley  8/2011 (60% del tipo de subasta que fué inmediatamente modificado por la Ley de Medidas de agilización procesal) y Real Decterto Ley  6/2012 (buenas prácticas) son medidas que favorecen al sistema bancario, pues realmente sólo se concede la dación en pago a aquellas personas a las que los bancos les sería del todo imposible cobrar en ningún momento.

 Si se impusiera la dación en pago el sistema financiero no soportaría los ratios de morosidad que ello provocaría.