Impugnación de documentos privados


La impugnación de documentos privados.

Cuando cuestionamos los abogados la autenticidad de un determinado documento privado y en consecuencia lo impugnamos, ya sea en el acto de audiencia previa o en el momento de proposición de la prueba en el acto del juicio oral, corresponderá a la parte que presenta el documento proponer pruebas con el fin de contrarestar cualquier duda acerca de la autenticidad del documento. En un documento en el que se plasmen obligaciones, esto es: albaranes, contratos facturas etc, el documento debe ser reconocido por el autor del documento con el fin de que asevere o no si es el autor de mencionada prueba. El que para perjudicar a otro cometiere en documento privado alguna falsedad o lo aportare en juicio con conocimiento de su falsedad comete el delito tipificado en el código penal. En cuanto a la Ley de Enjuiciamiento Civil, se establece que la fuerza probatoria del documento privado no impugnado será la misma que la del documento publico. Si el documento en cuestión fuera impugnado y se demostrara su autenticidad, este documento hará prueba plena. El Codigo Civil dice al respecto que: a) el documento privado, reconocido legalmente, tendrá el mismo valor que la escritura publica entre los que lo hubiesen suscrito y sus causahabientes art. 1225 del Codigo Civil. b) la fecha de un documento privado no se contara respecto de terceros esto es aquellos que no hubieran intervenido en el contrato o acto, sino desde el día en que hubiese sido incorporado o inscrito en un registro publico, desde la muerte de uno de ellos o desde la fecha en que fuera entregado a algún funcionario publico. c) los asientos, registros y papeles privados únicamente hacen prueba contra el que lis ha escrito en todo aquello que conste con claridad; pero el que quiera aprovecharse de ellos tendrá que aceptarlos en la parte que le perjudiquen.