La diligencia de careo

Es poner a una o varias personas en presencia de otra u otras para confrontar lo que dicen y ver cómo reacciona cada una ante lo que dice la otra, todo ello con el fin de esclarecer la verdad sobre los hechos. Se debe a la necesidad de aclarar algún punto que aparece controvertido en las manifestaciones de las distintas personas. El concepto jurídico de careo despliega su eficacia en el ámbito del proceso penal. La ley Procesal penal considera el careo como una diligencia de investigación, propia de la fase de instrucción o investigación de los hechos supuestamente delictivos, aunque también alude al mismo dentro de la regulación del juicio oral, como si de una prueba más se tratara. La regulación principal del careo se encuentra en los artículos 451 a 454 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 1882 denominada :” del careo de testigos y procesados”, en el Título dedicado a la Comprobación del delito y averiguación del delincuente”, se considera esta diligencia de investigación de carácter subsidiario.