ABOGADOS en Madrid | Especialistas en juicios, recursos | Pagina Oficial

Letrado criminalista, jurista especializado en procedimientos penales, laborales, de familia, por peleas, riñas, daños, lesiones

Análisis del fondo

Ratio decidendi y obiter dicta el análisis por parte del magistrado del fondo del asunto: la ratio decidendi, ejemplo:

EL JUZGADO   FONDO DEL ASUNTO

Los demandantes son madre e hija, que contrataron con el acusado la compra de la 2 ª planta de la casa de la dirección C/ Pueblo Satén  nº164 2º E . Los acuerdos que se firmaron entre el demandante por una parte, y la parte demandada la otra, de fecha 1 de febrero de 2004 y 19 de febrero 2005, para la compra de de la Propiedad por un l precio de compra total de 480.000€.
II. El primer acuerdo entre los demandantes y el demandado fue de fecha 11 de febrero de 2004  y siempre por 480.000€  del precio de compra a que se  habrá de pagar 2 cuotas de 240.000€ cada una, la primera cuota deberá ser pagadera al “cumplimiento de los pisos de la fase 1″, y la segunda cuota corresponde pagarla a la entrega de las llaves de la propiedad.
 Los términos del segundo acuerdo de fecha 1 de febrero de 2004 son idénticas a las del Acuerdo de 19 de febrero, con excepción de las modificaciones introducidas a la forma de pago del  precio pactado. En el marco del Acuerdo de 11 de febrero, los 480.000 euros del precio de compra debían pagarse a la firma del acuerdo, en lugar de 240.000€,  a lo dispuesto en el Acuerdo de 1 de febrero.  Los pagos posteriores se redujeron por lo tanto, a 2 cuotas de 240.000 euros  cada uno.  La cláusula 4 del Acuerdo de 1 de febrero se modificó para establecer que la prima a pagar por los demandantes en por la propiedad de la casa señalada  480.000 €. El error en la escritura del apellido del demandante  en el Acuerdo de 1 de febrero se corrigió en el Acuerdo de 19 de febrero, al igual que la descripción del lote, que se adjudicaba.  Los demandantes alegan que el Acuerdo de 1de febrero fue firmado por los demandantes y el vendedor en las oficinas del abogado de la parte demandada, con el propósito de efectuar la compraventa de la propiedad.  Esto es negado por el vendedor, quien afirma que los demandantes asistieron a su bufete de abogados el 18 de febrero de 2005 con el fin de  firmar un testamento y un poder notarial.  No se discute que los demandantes al pagar el precio de compra total de 480.000 euros, se les dio las llaves de la propiedad y que estos se habían mudado a la propiedad en julio de 2005 para residir allí.  Sin el conocimiento de los demandantes, el propietario hipotecada la propiedad a un tercero en noviembre de 2004, y la propiedad fue embargada en virtud de la hipoteca que se inscribió en el Registro de la Propiedad. El vendedor incurre en mora en el pago de las sumas adeudadas al acreedor hipotecario de él y en diciembre de 2006, el acreedor hipotecario obtiene sentencia en contra por la que se le concede la propiedad  de  la casa. Los demandantes fueron desalojados por consiguiente, de la propiedad.
 Estos procedimientos se iniciaron por la parte actora en contra del vendedor por fraude y por incumplimiento de contrato. Los demandantes también afirman que su abogado en la compra de la propiedad fue negligente al no (entre otras cosas) registrar el Acuerdo de 19 de febrero en el Registro de la Propiedad, para salvaguardar el interés de los demandantes.
Cuestiones

Los temas que surgieron de los alegatos y las pruebas para la determinación en el juicio son los siguientes:

    (a) ¿Cuál fue el propósito de la visita de los demandantes a la oficina de los abogados del demandado el 19 de febrero de 2009 como se alega?

    (b) ¿Quién preparó el Acuerdo de 19 de febrero?

    (c)  Fue el Letrado negligente en el desempeño de sus deberes para con los demandantes?

    (d) ¿Son los daños y perjuicios reclamados por los demandantes causados por la negligencia del  abogado o del vendedor del inmueble?

V .- Al decidir las distintas controversias de este asunto en cuestión, mis consideraciones son:

1 .- la credibilidad que me infunden de las afirmaciones de las partes.

2.-  si las partes son consistentes de que su conducta no era ajustada a Derecho.

3 .- la credibilidad y la conducta de testigos. Al considerar el testimonio de los testigos, que tener en cuenta que son un testimonio sobre los hechos que tuvieron lugar en 2005.

4 .- ¿Cuál fue el propósito de la visita de los demandantes a la oficina del  abogado del demandado, el 11 de febrero de 2009 como se alega?

El Acuerdo de 11 de febrero establecía que el precio de compra debería ser pagadero a la firma del acuerdo. Según los demandantes, que insistieron  en ir a la oficina de un abogado para completar y formalizar la transacción antes de realizar dicho pago. Además, el Acuerdo de 11 de febrero contenía errores en el nombre del vendedor (el apellido como ya hemos señalado) y en el número de lote, y tuvo que ser revisada. Ningún pago fue hecho por los demandantes.
VI. Se desprende de la evidencia que los demandantes habían insistido en no hacer ningún pago hasta que hubieran asistido a la oficina de un abogado para firmar los papeles necesarios y, en la mente de los demandantes estaba “formalizar” la compra-venta. 
VII. Por otra parte el Letrado manifiesta que las partes asistieron a su despacho el 17 de febrero de 2004, no el 19 febrero de 2004. Pocos días antes, había sido contactado por los demandantes y se le solicitó para  asesorar sobre el título y propiedad del inmueble. Aconsejó a las partes que el lote no podía ser vendido dentro de los 3 años siguientes a la expedición del certificado de cumplimiento o permiso de ocupación, y que el vendedor  sólo podía vender la propiedad después de 3 años. El abogado  afirma que después de haber dado tal consejo, las partes le  solicitaron un rato para discutir el asunto por su cuenta. Cuando el letrado volvió a la sala de reuniones después de 20 minutos, se le solicitó para preparar un testamento, un poder y una garantía de compra.
 Dejando de lado por el momento presente la cuestión de si la visita a la oficina del  letrado se realizó el 17 de febrero de 2004 o 19 de febrero 2004, me resulta difícil creer que estuviera en condiciones de dar instrucciones específicas al letrado en la reunión, como él dice, para preparar un testamento, un poder y una garantía de compra.  Esta reunión no tenía ninguna relación inmediata o directa a la compra de la Propiedad.
 Por otro lado, por parte de un abogado con experiencia (el letrado que nos ocupa lleva ejerciendo más de 15), yo esperaría que sepa la diferencia entre lo ocurrido y lo que afirman las partes respecto al contenido de la reunión en su. Esto es particularmente importante cuando, como en esta ocasión,  los hechos controvertidos en disputa son precisamente eso, el fin de la reunión entre las partes en su despacho.
 Cuando el letrado  declaró que ante esta sala que la reunión y ofreció  pruebas de la secuencia de acontecimientos que tuvieron lugar, poco después dio in giro as u versión y dijo que su los hechos no, habían  sucedido, y que los hechos que había mencionado (y en particular en relación con la garantía y en concreto su contenido), no podría haber tenido lugar en absoluto.
 Está claro que era razonablemente previsible que los demandantes se basaran en el consejo del Letrado, y se verían muy influenciados por su opinión.
 El reconocimiento fue firmado por los demandantes. Es posible que no hubieran  leído el documento antes de firmarlo, pero si deciden no ser cuidadosos  en la firma de un documento y leerlo antes, entonces ellos no pueden quejarse, y alegar  que no deben ser obligados por él.

Temas relaccionados:

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 11.848 seguidores

%d personas les gusta esto: